sábado, 29 de enero de 2011

la tribu de los wikileaks y reglas del Chat ham House.

Un fantasma en las cumbres

No está porque no fue invitado. Y no fue invitado porque está procesado por la justicia sueca y pendiente de la británica sobre su extradición.

El Foro Económico Mundial, que se reúne anualmente a finales de enero en los Alpes Grisones, ha conseguido mantenerse en forma durante 40 años precisamente porque en cada ocasión ha sabido invitar a los personajes más expresivos y decisivos de cada época. Pero esta ausencia no ha mermado la presencia de Wikileaks en los debates davosianos, la controversia sobre la idea de transparencia que tienen los militantes de este tipo de organizaciones y la discusión sobre las consecuencias de las filtraciones en la política, la diplomacia y el periodismo. Al contrario, ha sido un acicate estimulado notablemente por la publicación, justo en los mismos días, de un largo artículo del director del New York Times, Bill Keller, consagrado íntegramente a explicar sus relaciones con Assange.

Dos han sido las mesas redondas directamente dedicadas a Wikileaks, ambas organizadas bajo las llamadas reglas de Chatham House (edificio londinense donde se aloja el Royal Institute of International Affairs), que permiten utilizar el contenido de las conversaciones pero no atribuir conceptos ni citar frases. La primera, una cena moderada por el editor (publisher) del New York Times, Arthur Sulzberger, en la que el gurú de los blogueros Jeff Jarvis solicitó infructuosamente la transparencia total y la anulación de la regla de reserva: lo cuento porque él mismo ya lo ha contado en su blog. Y la segunda, un taller de debate moderado por el periodista británico Nick Gowing, que abrió la sesión exhibiendo ostensiblemente el periódico con el artículo de Keller ante los asistentes: no le cito, meramente explico su gesto. Los títulos de ambas sesiones son suficientemente explícitos: 'Confidencialidad o transparencia: el dilema de Wikileaks' y 'La diplomacia en la era digital'.

Veamos este último tema con un tercer elemento que ha venido a enriquecer el debate, al menos en Davos: el gran filtrador ya no está solo. La filtración de 1.500 documentos de todo tipo (mapas, minutas de conversaciones, powerpoints, protocolos…) sobre las negociaciones entre israelíes y palestinos a la cadena de televisión catarí Al Yazira y al diario británico The Guardian abre muchos interrogantes sobre las valoraciones realizadas por Assange sobre la trascendencia histórica de su labor. Entre los politólogos y diplomáticos presentes en Davos no hay muchas dudas sobre el pecado de exageración en que ha incurrido Assange, de forma que su cablegate puede que sea la mayor filtración de la historia en número, en variedad de los temas y en pluralidad de países afectados, pero no lo es en calibre político e histórico. Muchos son los que piensan que esta filtración palestina es la palada definitiva a un proceso de paz que ya estaba muerto y en todo caso un golpe para Mahmud Abbas del que difícilmente se recuperará.

Recordemos el tweet de Wikileaks en el que anuncia la filtración histórica: “los próximos meses veremos un nuevo mundo, en el que la historia global quedará redefinida”. Algunas valoraciones entran a fondo: no hay cambio alguno en las relaciones internacionales, tampoco en la política exterior estadounidense, y en todo caso sí los hay —y estos de enorme calado— en la forma de conducir la diplomacia y en la comunicación entre los gobiernos y entre estos y los ciudadanos; pero incluso estos cambios son anteriores y más consistentes que una mera filtración, por masiva y trascendental que sea.


Es muy interesante conocer de boca de ministros, secretarios de Estado y embajadores de todo el mundo cómo se comunican actualmente a través de móviles, sms o mensajes de texto; cómo estos nuevos medios influyen en las relaciones internacionales; hasta qué punto rebajan las barreras de seguridad ante el espionaje o la filtración; y, sobre todo, cómo contrasta el nuevo mundo digital con unas estructuras, normas de trabajo y hábitos modelados hace más de un siglo y medio. Es posible que los cables del Departamento de Estado representen un momento decisivo de toma de conciencia sobre este cambio, pero es amplio el consenso respecto a que no significa el momento del cambio mismo.

Junto a las críticas a la exageración en las valoraciones y en las reacciones, hay que notar algo en lo que todo el mundo está de acuerdo, en Davos al menos, sin necesidad de ampulosas declaraciones históricas: las filtraciones han tenido un papel decisivo en el derrocamiento del dictador tunecino Ben Ali y en la ignición de la revolución democrática árabe.

Regresemos ahora al primer tema, el dilema entre confidencialidad y transparencia, junto a la aparición de un nuevo actor, tan activo como Assange, aunque menos misterioso y polémico, como es el disidente y despedido de Wikileaks, Daniel Domscheit-Berg, que ha contado en Davos su proyecto de Openleaks. Domscheit está en el partido de la transparencia, enfrentado al partido del control clásico del poder (accountability).

Los periodistas, en medio, defendemos el derecho a publicar las informaciones relevantes, algo que viene favorecido por la transparencia y contribuye al control del poder; pero con el filtro de la responsabilidad profesional. Sospechamos de la transparencia absoluta, defendida por el partido de la disrupción (eufemismo de moda por la subversión o la revolución de antaño), como de la defensa del secreto oficial por defecto (todo lo que no ha sido autorizado es secreto), defendida por el partido de la confidencialidad. Y sospechamos de quien no quiere aplicarse a sí mismo la transparencia que predica: Wikileaks y Assange, en concreto, como sucede con otras ONG, de otra parte. Domscheit pretende superar este problema con un instrumento para recoger filtraciones que sea neutro y no sometido a caprichos personales. Habrá que esperar y ver.

No termina aquí el debate. Activistas y funcionarios quisieran conceptos cortantes: de transparencia absoluta los primeros o de reglamentación y ordenamientos detallados los segundos. Los intelectuales y los periodistas saben que la vida está hecha de negociaciones y de pactos: hay que optar entre valores y aceptar gradaciones del mal, en vez de la ambición arcangélica que se erige en defensora del bien absoluto. Y más en concreto: unos entienden que estos dilemas sólo afectan a los poderes públicos; otros, el estadounidense Jeff Jarvis por ejemplo, que a quien más afecta es a los consumidores ante las empresas privadas, las que menos practican la transparencia.

Pero nadie como Bill Keller ha contado la actitud de los periodistas, en su extensa y extraordinaria narración sobre sus relaciones con Assange, leída con fruición por los davosianos implicados en el debate. Ahí está todo. Están los criterios y valores del periodismo, y más en concreto del periodismo estadounidense, celoso de la protección constitucional que goza y que lo ha convertido en el mejor del mundo y de la historia. Y ahí está también un nuevo y sabroso retrato de Assange, de imposible resumen en pocas líneas, pero que se sintetiza en su descripción como “un personaje de las intrigas de Stieg Larsson, un hombre que podría aparecer como héroe o villano en una de sus novelas suecas donde se mezclan la contracultura hacker, la conspiración de alto nivel y el sexo como entretenimiento y como violación”.

(Enlace con el artículo de Bill Keller. También The Guardian publicó ayer su propia historia sobre Assange, adelanto de un libro que ya está en el mercado. Este fin de semana el semanario Der Spiegel publica también su versión sobre los tratos con Wikileaks. Anteriormente también lo había contado El País, en un artículo del director.)

Egipto. Mubarak // Suleiman

Ola de cambio en el mundo árabe - Revolución democrática en Egipto

Egipto se pone en manos de los militares
"No dispararemos contra el pueblo; si nos dan la orden, la desobedeceremos", dice un oficial en El Cairo - El vacío de poder ha degenerado en violencia y vandalismo

ENRIC GONZÁLEZ (ENVIADO ESPECIAL) - El Cairo - 30/01/2011



"Es el día más feliz de mi vida", gritaba un hombre encaramado a un tanque. El de ayer amaneció, sin duda, como un día feliz para millones de egipcios. La victoria de la revolución parecía al alcance de la mano. La multitud de la plaza Tahrir seguía exigiendo la dimisión del presidente Hosni Mubarak y el fin de la dictadura. Pero Mubarak no se iba. Al contrario, luchaba por su supervivencia política. Nombró un vicepresidente, Omar Suleimán, hasta ahora jefe de los servicios secretos y presunto hombre de transición, y un nuevo Gobierno. Mientras el desorden se extendía por un país sin policía y se acumulaban los muertos, decenas, tal vez un centenar, y menudeaban los saqueos, la felicidad de la mañana se combinaba al anochecer con la incertidumbre y el miedo al caos. El Ejército se mantiene mudo, pero los jefes de Estado de Reino Unido, Francia y Alemania piden a Mubarak que evite la violencia.

* Suleimán, el nuevo hombre fuerte

* Mubarak, ensangrentado
* La noche sin dueño de El Cairo
* ¿Quiénes hacen la revolución?
* El Baradei: "Es hora de que Mubarak renuncie; si no, Egipto va a colapsar"
* ¿Efecto dominó? Sí, pero a su ritmo
* La rabia quema Oriente Próximo
* La pieza clave del rompecabezas


Hosni Mubarak
A FONDO

Nacimiento:
04-05-1928

Lugar:
Kufr el-Musailaha

Egipto
Egipto
A FONDO

Capital:
El Cairo.

Gobierno:
República.

Población:
81,713,52 (est. 2008)



Está claro que a Mubarak no le han abandonado sus aliados extranjeros

El único signo de normalidad fue el retorno de la telefonía móvil

El destino de Egipto dependía del Ejército, la única institución respetada. Y la imagen del Ejército que contemplaban los ciudadanos estaba compuesta por soldados que se abrazaban a los manifestantes, camiones militares en cuyo lateral alguien había pintado frases como "Mubarak, dictador" o "Mubarak y familia, ilegales", blindados cargados de gente exultante. "En ningún caso dispararemos contra el pueblo; si nos dieran esa orden, la desobedeceríamos", aseguraba, a las diez de la mañana, el comandante de las fuerzas desplegadas en la plaza Tahrir y sus alrededores.

En un proceso revolucionario abundante en contradicciones, esa era la más flagrante. ¿Podía el Ejército desobedecer las órdenes de su jefe supremo, Hosni Mubarak, presidente de la república y general de aviación? ¿Mantenía realmente Mubarak el control de la situación? ¿Intentaba solo ganar tiempo? ¿Era el descenso hacia el caos una táctica premeditada para que los egipcios pidieran la vuelta de la policía y el orden, aunque hubiera que soportar también la vuelta de la represión y la tortura? Ningún general se pronunció sobre la situación. Los tres presidentes egipcios (Nasser, Sadat, Mubarak) desde la caída de la monarquía, 60 años atrás, han salido del Ejército, lo cual da una idea de la influencia militar.

El vacío de poder, real o aparente, resultaba clamoroso. Tras su alocución televisiva del viernes por la noche, en la que advirtió de que la línea que separaba la libertad del caos era muy fina, Mubarak volvió al silencio de su palacio. Solo reapareció brevemente en televisión para mostrarse nombrando a Omar Suleimán como vicepresidente, una novedad en un régimen en el que durante 30 años solo había existido el faraón Mubarak y, por debajo de él, súbditos. Suleimán se perfilaba como el hombre de recambio, el hombre encargado de pilotar una hipotética transición. A algunos ciudadanos les parecía bien, aunque se hubiera encargado de los servicios secretos y, en último extremo, de la represión. El odio popular se concentraba en Mubarak, el Ministerio del Interior y la policía.

En la calle no existía otro poder que el de la multitud revolucionaria, que gritaba y gritaba y gritaba contra Mubarak, y el de los grupos, crecientes, que aprovechaban el vacío para incendiar y saquear. El viernes, los asaltos se dirigieron a la sede del Partido Nacional Democrático y las comisarías de policía, donde los manifestantes liberaron a los detenidos y prendieron fuego. Esa noche, algunos grupos violentos se dirigieron hacia el Museo Egipcio (que sufrió daños, pero no fue saqueado gracias a la reacción de otros ciudadanos) y hacia centenares de comercios y negocios. Bares y clubes nocturnos quedaron arrasados, acaso por grupos de orientación islamista. En general, los robos afectaron a negocios comunes: zapaterías, restaurantes, joyerías, farmacias. Lo mismo ocurrió en Alejandría y otras ciudades.


El único signo de normalidad fue el retorno de la telefonía móvil, las líneas, sobrecargadas, solo funcionaban a veces, pero funcionaban. Internet, en cambio, permaneció cerrado.


La euforia y la tragedia solo se distanciaban unos metros. En la plaza Tahrir se gritaba, se reía, se compadreaba con los soldados; hombres, mujeres y niños disfrutaban del momento. En esa misma plaza se registraban ocasionales disparos de francotiradores desde el Ministerio del Interior. Y en el patio de una mezquita que casi se asomaba a la plaza se acumulaban los heridos, varios de ellos de balas. La plaza Tahrir era un microcosmos de una ciudad de 20 millones de habitantes y de un país de 80 millones de habitantes, balanceándose entre la sensación de libertad y el horror del caos, entre la esperanza y el temor, zarandeados por los rumores más diversos.

Era imposible conocer el número de muertos y heridos. La televisión oficial habló de unos 40 muertos y de más de un millar de heridos. Fuentes médicas elevaban la cifra hasta el centenar de fallecidos. Ante la ausencia de Gobierno (el antiguo había sido destituido, el nuevo aún no se había incorporado y, de todas formas, a nadie le importaba), ningún organismo ni institución oficial llevaba recuentos ni ofrecía datos.

"Da igual el precio que haya que pagar porque ya nos han golpeado mucho y han muerto muchos, no abandonaremos la calle hasta que Mubarak se vaya, no es posible dar marcha atrás", aseguraban dos hombres de mediana edad, farmacéutico uno, ingeniero el otro. ¿Daba igual el precio? Horas después, al anochecer y al comenzar un nuevo toque de queda que, como el del viernes, nadie se preocupó por respetar, afloraban síntomas de que el precio, al final, sí podía ser importante.

La muchedumbre empezaba a degenerar en horas. Jóvenes que el día antes se habían enfrentado con la policía se adueñaban de la situación, provistos de palos, navajas y armas de fuego. Según la televisión Al Yazira, podían ser provocadores relacionados con las fuerzas de seguridad. Surgían grupos más o menos armados que decían estar dispuestos a defender sus familias y sus propiedades ante la amenaza de los otros grupos más o menos armados que se dedicaban al saqueo. Un 20% de la población egipcia vive con dos dólares al día. Eso da una idea de que el robo impune puede resultar tentador para muchos.

El desenlace de la revolución todavía era impredecible. ¿Ahora, qué? Esa era la gran pregunta sin respuesta. La de ayer fue una jornada peculiar, porque los sábados son semifestivos: el sector público trabaja, pero no el privado. Los funcionarios se quedaron en casa o en la calle. "Nos ha llamado el director y nos ha dicho que no fuéramos", explicó un maestro que tomaba té y fumaba una pipa de agua en uno de los raros cafés abiertos. El domingo, sin embargo, es laborable. La televisión oficial anunció que la Bolsa, que no dejó de caer en los últimos días, los bancos y las universidades permanecerían hoy cerrados.

La paralización del país por un tiempo indefinido entrañaba una cierta ambivalencia: podía favorecer el ímpetu revolucionario y quebrar por completo la aparentemente frágil conexión de Mubarak con el poder real, pero también podía agravar el desorden y el miedo de las clases altas y medias y favorecer una contrarrevolución aún más rápida que la revolución misma.

Una cosa aparecía clara: a Mubarak no le habían abandonado sus aliados. EE UU, primero. El presidente Barak Obama reclamó reformas, no la caída del régimen, y fue significativo que Mubarak nombrara a Suleimán como vicepresidente tras conferenciar por teléfono con el inquilino de la Casa Blanca. Israel no dijo nada, pero no cabía dudar de que seguía prefiriendo a Mubarak (o a Suleimán) antes que cualquier otra opción. El presidente palestino, Mahmud Abbas, envió un mensaje de respaldo a "la estabilidad y el orden en Egipto".


Suleimán, el nuevo hombre fuerte

- Nacido el 2 de julio de 1936 en Quena (sureste de Egipto), se enroló en el Ejército en 1954. Recibió entrenamiento adicional en la Academia rusa de Frunze, en Moscú.

- Participó en la guerra de Yemen en 1962 y en los conflictos contra Israel de 1967 (guerra de los Seis Días) y 1973 (guerra del Yom Kippur).

- Tras estudiar Ciencias Políticas en la Universidad de El Cairo, se convirtió en 1993 en director de los Servicios de Inteligencia (EGIS, en sus siglas en inglés).

- Este puesto le ha permitido jugar un papel fundamental en las relaciones diplomáticas de la región, incluyendo las negociaciones con Israel y con su principal aliado, Estados Unidos.

- Según la revista Foreign Policy, es el jefe de inteligencia más poderoso de Oriente Próximo, incluso por delante del máximo mando del Mosad israelí.

- Ha sido el arquitecto de la desintegración de los grupos islamistas que lideraron el alzamiento contra el Estado en los noventa. Es responsable de los archivos de política de seguridad.

El País.cr

El nuevo gobierno de Túnez es aplaudido: "La revolución está a salvo"
ANÁLISIS
Fuente: Clare Byrne (dpa) | 29/01/2011
Facebook Twitter Imprimir Enviar a un amigo

París/Túnez, (dpa) - Desde el primer día del gobierno de unidad nacional tunecino que reemplazó al depuesto Zine el Abidine Ben Ali, sus miembros se vieron acosados por las protestas que pedían la dimisión de toda persona que hubiese estado vinculada al dictador, ante el temor de que podrían poner en peligro la revolución.

Así, bajo la lupa de los manifestantes estaban los ministros de Exteriores, de Defensa, de Interior y de Economía, que habían servido a las órdenes de Ben Ali.

El hecho de que estas personas hubiesen sido incluidas en el gobierno de transición levantó la sospecha de que el viejo régimen estaba todavía llevando las riendas en Túnez y de que pretendía dar continuidad al anterior sistema en lugar de impulsar cambios.

Pero el jueves, tras cuatro días de masivas concentraciones frente a las oficinas del gobierno, el primer ministro interino, Mohammed Ghannouchi, nombró un nuevo gabinete sacando de él a la mayoría de las figuras problemáticas.

Aparte del propio Ghannouchi, solo quedan de la vieja guardia del dictador los ministros de Planificación y de Industria, cuyo partido gobernó el país durante casi medio siglo, hasta que el 14 de enero Ben Ali huyó.

Los otros 12 ministros nuevos son tecnócratas sin relaciones conocidas con la política. Por eso, tan pronto como se supo de la formación del gabinete, se oyeron gritos de júbilo en la calle.

"La revolución está a salvo, nuestra voz ha sido escuchada", decía un manifestante al periódico "Le Figaro" en la ciudad de Kasserine, en el corazón agrario del país, donde se gestó la revolución.

"Debería (el nuevo gobierno) atender todas las demandas hechas, tenemos un gobierno tecnócrata, dejémosle trabajar ahora", comentó a dpa Arbi Chouika, profesor del instituto de Prensa y Ciencias de la Información de Túnez.

Karim Emile Bitar, especialista en temas del Magreb del instituto de Relaciones Internacionales Estratégicas de París, comentó el recibimiento del nuevo gobierno: "Grosso modo, el nuevo gabinete ha sido bien recibido, hay varios individuos con cualidades (en el nuevo gobierno)".

Pero Bitar añadió que el camino no será fácil: "El mayor reto ahora es que el gobierno convenza a la juventud de que las elecciones serán libres y limpias".

El viernes, alrdedor de 1.000 personas continuaron pidiendo la marcha de Ghannouchi, a pesar de la promesa del político de dejar el cargo en las próximas elecciones.

La oposición también ha dado muestras de división con respecto al nuevo gabinete. Por ejemplo, el sindicato mayoritario, la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), que rehusó tomar los tres asientos que se le concedían en el primer gabinete y que llamó a una huelga general dio su visto bueno a la administración, al tiempo que rechazaba obtener una representación.

Por otra parte, también se están llevado a cabo negociaciones secretas para formar un consejo que "supervise" el trabajo del nuevo ejecutivo y se asegure de que cumple sus promesas.

"Según mi punto de vista, la transformación es irreversible. Nadie se atreverá a volver a las antiguas prácticas (represivas)", dijo a dpa el director general del Ministerio de Exteriores, Radhouane Nouicer, durante una reunión de la Unión Africana en Etiopía.

La tarea principal del nuevo gobierno es organizar unas elecciones libres y limpias dentro de los próximos seis meses, las primeras desde la independencia de Francia en 1956.

Una comisión anticorrupción, que había sido anunciada por Ben Ali como una de las medidas que adoptó en los últimos días de mandato para quedarse en el poder, todavía tiene que comenzar con su trabajo.

Pero no es lo único debe reiniciarse: también el turismo, definido por un ex ministro como "el pulmón económico" del país.

"(El gobierno) paso dado en respuesta a las demandas populares", dijo Nouicer, añadiendo: "Ahora, los comités podrán investigar los abusos de poder, la corrupción, etcétera y el auténtico debate político podrá empezar".

Un problemita muy matemático

1) Halle todas las funciones continuas g:(0, + infinito) --> R tales que g(x^y) = g(x)^g(y) para todo x, y.

2) Muestre una función discontinua g:(0, + infinito) --> R tal que g(x^y) = g(x)^g(y) para todo x, y.

("^", como siempre, significa "elevado a la").

[Dado que los comentarios a esta entrada se han apartado del tema inicial y se han adentrado en la discusión sobre 0^0, he decidido agregar a la entrada la etiqueta Irrefutable pero resistida, con la que designo a las entradas donde se habla de la afirmación "0^0 = 1". Hago, además, la observación de que, al momento de escribir estas líneas, 15.02.11, la segunda parte del problema sigue sin tener resolución.]

viernes, 28 de enero de 2011

en un semaforo, con las luces PUESTAS...

como bien comenta el chuxx, estoy instalado en la calle, feria de las vanidades
y mas salidorro que ciertos fuckFACEBOOKIES, vamos que leo "mostrar todo" aqui abajo en las opciones de entrada y me pongo calentorro...
pero bueno, immmmmerso en la contemplacion filosofica de los pesares, andaba yo cruzando el siempre-cambiante semaforo cerca del RITZ, cuya terraza-tico todavia no conozco, tiempo al tiempo, cuando me di cuenta que esta bonita señorita estaba a mi lado, y ni facia intencion de darme calderilla ni llevarse la mano a la nariz...PUES, YA LO CONSIDERO YO ligoteo del puro y duro...yeeee!
y me deleite con la idea de acercarme un poco mas y CHIT-CHATEAR como buen hijo de lazarillo patrio, quizas espoleado por la inventiva galego-reacia de un rajoy-di mas aspaventado, o quizas mejor aun em-pepiñado en meter la llaga en el dedo, como los anti-crisis que no se despeinan de nuestro reino-sin-politica, ah, ah,....pero no, LA LUZ VERDE dio paso a mis velocipes y preferi guardar ambas, compostura y RECUERDO DE UN BREVE YET INTENSO pracer, en mi mochila, en mi guarida, en la capucha violenta de mi cerebelo relajado
el ALCOOOLIZAMIENTO nordico que luego siguio no merece ni poust ni leches...SE DISFRUTO hasta llegar de vuelta a los suelos, las barbas apestosas, los caretos de verdun y el esto-mago repitiendo trucos alimenticios...oh, oh, asi es el mundo....de la mas alta y sutil destilacion imaginada al infierno COCHAMBROSO PERO TAN RIDICULAMENTE apañado del "terrenal ahogando"....jajajaja
salud, buen finde
and...."where is my gordo?"
oh oh

miércoles, 26 de enero de 2011

Pan de Tiempos Bíblicos y Pan de Vida



Hoy la receta es contrario a lo que hacemos normalmente en que te invitamos a compartir con alguien el proceso... esta vez te pedimos que compartas el proceso contigo mismo.

¿Cómo es eso? Te proponemos un ejercicio de espiritualidad mientras haces este pan, luego puedes compartirlo con otros. Mientras hagas este proceso piensa en toda y cada una de las partes, piensa cómo así como el pan fuimos formados del polvo, una forma simbólica de decirnos "de la nada", de la ignorancia y del no saber, para ir creciendo en la fe y en los caminos de Dios. Para caminar de regreso al Padre. Así como esa masa cruda, inacabada pasa por proceso de calor, de horno, así pasa tu vida por épocas tristes o difíciles, de la misma manera esos procesos te ayudan a afirmar el carácter y a conocer tu alma, a tomar consistencia en tus ideas y de tu tiempo, tu mortalidad física y tu eternidad espiritual. Por otro lado con el mismo amor que haces tu pan, piensa que con mucho más amor Dios te ha modelado a ti, de forma única y especial. Y cuando tus panes estén listos y los lleves al horno, medita en cuánto has crecido, cuántos minutos has pasado en varios hornos. Pero qué bien se siente ya, viendo el problema atrás. Dios es nuestro maestro repostero, sólo ÉL sabe cuándo están sus panes, todos distintos, todos sabrosos. :)

Para que sepas un poco más de este pan...

El pan sin levadura o ácimo se elabora sin levadura, con harina integral y sin grasas. Puedes usar harina de trigo, cebada, u otros. Ácimo significa sin fermentar: el chapati algo similar a las pitas, las tortitas de maíz comunes en Centroamérica, la matzá o pan judío es la comida "oficial" de la Pascua judía y es probablemente el primer pan de la historia. Además te gustará saber que es mejor para la salud, se digiere fácilmente.

¿Qué necesitas?

  • 1 libra de harina integral.
  • 10 onzas de agua templada.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • una pizca de sal
  • ¿NADA MÁS? ¡NO. NADA MÁS!

¿Cómo lo hacemos?

  • Hacemos una montaña de harina.
  • Hacemos un hueco en el tope y ahí echamos el agua templada, la sal y una cucharada de aceite.
  • Amasa todo durante unos 15 minutos y deja reposar envuelto en con un paño una hora.
  • Pasado este tiempo se aplana la masa con un rodillo y se hace una lámina de un espesor aproximado de medio centímetro.
  • Se coloca en una bandeja de horno, que habremos espolvoreado con harina, y se pincela con aceite de oliva.
  • Recuerda precalentarlo a 220º y hornéalo durante 20 minutos.

Sabías que...

Para judíos y cristianos el pan ácimo, sin levadura o sin fermentar tiene un significado especial.
La tradición judeocristiana cuenta que el pueblo de Moisés salió huyendo intempestivamente de Egipto, sin mucho tiempo para terminar de preparar el pan, por lo que durante el viaje hacia Israel el pan que se consumió era pan ácimo o sin fermentar. Por ello los judíos elaboran un pan ácimo llamado Matzá para ser consumido durante la conmemoración de la salida de Egipto, conocida como Pésaj.

Los cristianos católicos empleamos durante el rito de la Eucaristía una especie de pan ácimo, sin levadura y sin fermentar en forma de oblea llamada hostia, el cuerpo de Cristo, en conmemoración de la última cena de Cristo con sus apóstoles durante la cual él tomó pan ácimo, lo partió y lo repartió a sus discípulos. (Fuente: Wikipedia)


Pan de Vida:

Te recomendamos el mejor de los panes. El de la Palabra así que no hay que presentártelo...
porque lo has visto cientos de veces. Pero ¿Lo conoces? O aún no lo has metido al horno. ¿Qué esperas para disfrutarlo?







domingo, 23 de enero de 2011

La crispación furiosa - García Montero.

La mansedumbre furiosa


La gente está indignada, muy indignada. Si atendemos a las intervenciones de los oyentes en la radio o de los paseantes en los informativos de televisión, escuchamos argumentos de santa indignación. Los medios periodísticos se han convertido en una seleccionada representación pública del furor privado. Todo se somete en tiempos de crisis a la valoración económica. La angustia real o imaginaria de muchas familias hace que cualquier asunto, hasta el canto de los pájaros, parezca un derroche.

Las discusiones sociales estallan como si los problemas fuesen el fruto de un Estado manirroto. Se aprueba por fin el uso en el Senado de las lenguas oficiales de España, y brota el escándalo. La existencia de esas lenguas y sus literaturas supone una riqueza sociocultural que nos debería alegrar. Pero el debate se reduce a la furia por un gasto humilde. Los que más invocan el amor a España demuestran una antipatía furiosa ante una realidad española compartida.

No se trata de un caso aislado. Las autonomías son llamadas ahora al debate político para simplificar su significación con la palabra déficit. Las radios y las televisiones públicas no simbolizan una necesaria inversión colectiva en las informaciones veraces, sino un gasto inútil. En vez de discutir sobre la seriedad profesional de sus directores, hablamos de sus pérdidas. Los funcionarios también son un abuso de la administración, empeñada en contratar personal, ¡con un empleo estable!, para atender a sus ciudadanos. Y el coche oficial en el que un alcalde o un consejero van de un sitio a otro a lo largo de las 24 horas del día, de una inauguración a un conflicto, resulta un lujo inadmisible. No digamos ya el sueldo de los sindicalistas que pierden el tiempo de asamblea en asamblea y de negociación en negociación para conseguir un convenio colectivo justo y defender los derechos de los trabajadores. Todos estos gastos producen indignación. El Estado es culpable.

No es extraño. Cuando hay crisis, las familias miden los gastos en aquello que conocen. Aunque la Administración pública no es todo lo transparente que debiera, los ciudadanos tienen por lo menos noticias de sus comportamientos. La lógica de los bancos y las multinacionales es mucho más opaca y queda muy lejos de la sabiduría popular. Por eso las familias hacen cuentas y deciden recortar los gastos que comprenden, es decir, la merienda del niño, la pastilla del abuelo y la programación teatral a la que está enganchada la hija mayor. Como el pensamiento crítico ha desaparecido, a la familia ya no se le ocurre pensar en otro tipo de economías. ¿Quién se atreve a decir que necesita un salario más digno o que los bancos deberían abusar menos con los intereses de sus préstamos? ¿Quién protesta por las privatizaciones de las eléctricas o por la especulación en el precio de la gasolina?

Esta situación produce una mansedumbre furiosa. Todo el mundo está indignado, verdaderamente indignado, pero dentro de la mansedumbre, porque nadie se atreve a rebelarse contra el poder. La indignación es así un sentimiento de rabia impotente, enjaulado en ese conjunto de soledades que componen las multitudes del siglo XXI. Las ilusiones colectivas dejan su lugar a las furias insolidarias. Los chivos expiatorios de esta mansedumbre furiosa, insolidaria por definición, somos nosotros mismos. Nuestro odio rebota y nos deja sin derechos. Se me puede argumentar que los políticos son muy criticados. Aunque su descrédito exige un debate extenso, permítaseme aquí resumir mi argumento. El verdadero crimen de los políticos no ha sido causar la crisis con sus gastos, sino la irresponsabilidad cívica de no atreverse a poner firmes a los verdaderos causantes. Así que el rencor contra los políticos forma también parte de la mansedumbre furiosa, porque sólo sirve para desviar la atención del horizonte financiero. Si fuera de otro modo, sería impensable que el desgaste del PSOE supusiese la victoria del PP.

Aclaro que soy consciente de la necesidad de ajustar gastos en la Administración y de que hay comportamientos éticos inadmisibles. Pero no quiero referirme ahora a eso. Hablo de la mansedumbre furiosa de una sociedad que no dirige sus protestas a los culpables reales de sus humillaciones. Ante la violencia del poder, se enfada, pero mira hacia otro lado y deja pendiente el camino de una serena y firme rebeldía.

Del blog ASALTAR LOS CIELOS EN BLOGSPOT.COM


DE LA TRAICIÓN DE CLASE CONSIDERADA COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES




Con licencia de Thomas de Quincey, que ha inspirado el título de este artículo.

Marat



Historia de una infamia relatada por sus actores: Paganini (Gobierno, patronal, FMI) y sus asalariados de la traición de clase (CCOO y OGeTe):

"La historia se repite dos veces, la primera como tragedia (Huelga General del 29-S a la que los asalariados de la traición de clase fueron diciendo que era "una putada tener que convocar una Huelga General"), la segunda como farsa" (tras una Huelga General hecha para traicionar la lucha y lograr convertirse de nuevo en "interlocutor necesario").

La escenificación de "desacuerdos" de CCOO y OGeTe en sus escabrosas escenas del sofá con el Gobierno no es otra cosa que un intento de representar un sainete de púdica doncella esquiva a los requerimientos lúbricos de Don Juan (Gobierno, patronal, FMI) para su adocenada y apesebrada base de memos desmovilizados.

La conjura de los miserables daña del modo más indecente al auténtico sindicalismo de clase y abre las vías a la derecha PPera para que su futura cirugía de caballo golpee a los trabajadores como el mazo de Thor y lo haga entre la resignación social más desoladora que pueda imaginarse.

A menudo el caballo de Troya no es un regalo envenenado del enemigo declarado sino la traición de los que habitan dentro de la fortaleza sitiada.

Cubrir de salivazos el rostro de los canallas y a sus apologetas sería el acto más benévolo que podrían tener hacia ellos los trabajadores. Todo mi desprecio a esa caterva de pancistas y a sus apologetas con carné pero sin sangre.

Por insuficiente y mejorable que pueda ser el sindicalismo combativo de quienes sí se movilizan, hay en su voluntad de lucha infinitamente más dignidad que en las burocracias bienpagadas, en los delegados sindicales y las bases que callan, en los partidos de esa izquierda nominal que, desorientados y angustiados, se sorprenden de la traición de los mayoritarios pero no rompen con ellos, denunciando públicamente su ignominia.

Roma sí paga a traidores y lo hace bien, sea en especie (locales), en dinero sucio (con frecuencia alrededor de los momentos de negociación o “conflicto” pactado), bien en sinecuras particulares pero a todo cerdo le llega su San Martín.

La vileza de la que están haciendo gala acabará teniendo sus consecuencias porque hasta los más serviles y rastreros de quienes justifican el engaño y el apuñalamiento de los derechos de los trabajadores a manos de estos esbirros liberados del capital, hasta quienes los critican fieramente en petit comitè pero suavizan calculadamente sus condenas en público, acabarán pagando las consecuencias de la vileza de estos sEndEcatos verticales.

Se puede ser imbécil y cómplice de la traición mientras salga gratis pero la represión social que nos espera a todos con las nuevas leyes del Dracón liberal y las que vendrán después les alcanzará también a ellos, incluso a esos “sindicaleros” de comités de empresa de la función pública. También allí habrá despidos cuando los indecentes “mercados” exijan nuevos sacrificios humanos al dios Moloch. No hay bastante pesebre para tanto cabestro.

Es hora de comprender que quienes han unido su propia supervivencia y sus destinos al de este sistema que nos masacra son tan destruibles como el propio sistema al que sirven entregando a quienes en otro tiempo fueron sus hermanos. Ellos no son de nuestra clase. Ellos no son nuestro instrumento de lucha sino uno más de los aparatos que sustentan el sistema, lo legitiman y nos amordazan, después de desarmarnos y ponernos a los píes de los caballos del capital.

Aducir que no debe llamarse a abandonarlos en masa porque en ellos está la mayor parte de los trabajadores organizados y no hay sindicatos alternativos lo bastante fuertes para sustituirlos es, consciente o inconscientemente, tan criminal como defenderlos o justificarlos. Hace tiempo que esos organismos están muertos, sin sangre que circule por sus venas. En ellos sólo vegetan los que viven de parasitar a la clase trabajadora. No son organizaciones nuestras. Son otra cosa: nuestros enemigos, Actúan contra nosotros, nos apuñalan por la espalda, nos venden por 30 monedas no de plata, sino de cobre. Sus bases no son otra cosa que una burguesía mental y castrada para la lucha, mansos que ni siquiera los matadores al servicio del capital (gobiernos) quieren para un simulacro de lucha de clases porque deslucen la faena.
La lucha sindical y social ya no puede hacerse con ellos sino también contra ellos, los peores esquiroles.

viernes, 21 de enero de 2011

FAKEbook, de qué va eso

Me encuentro a disgusto en el invento ese del FACEbook. Tengo pocos amigos, y estos tienen centenares. Me encuentro como en una fiesta multitudinaria, en las cuales acustumbro a quedarme en un rincón bebiendo a gollete y zampando entremeses sin recato. Fiestas de esas en las que cuando me cruzo con algún amigo le doy la brasa sin parar, siempre con el temor de que no me haga caso y se marche a hablar con otros. Si pienso en hacer algún chiste o comentario, se me ocurre que quizá nadie se ría o me escuche y me quedo en silencio. Visto desde esta perspectiva, tener facebook es lo más parecido a sufrir un ataque de hemorroides.

Además siempre pienso que alguna mafia de delincuentes, salteadores de caminos o de panameños nacionalistas irredentos (o de alguna combinación de los anteriores) pueda conocer mis rutinas diarias o de vacaciones y secuestrarme, violarme, hacerme daño a mi o a mi familia o amigos o matar ritualmente gallinas delante de la puerta de mi casa.

Por no decir de la posibilidad de que alguien suplante mi personalidad facebook y me deje sin mujer, amigos, familiares, trabajo, insulte a mis conocidos o jefes en mi lugar, o manifieste gustos que no casan con los míos.

Por no decir nada de los grupos chorras que inundan esa red social, del tipo: "Yo también quiero que Ramoncín luche contra la piratería en Somalia" o "mi madre también dice "como vaya yo y lo encuentre... ¡y lo encuentra!". ¿En qué clase de retrasados nos estamos convirtiendo?.

Probé con otras redes sociales, pero me encuentro muy mayor para twenti, y en twitter me reventaba el sistema tras darme de alta como seguidor de Arturo Pérez Reverte y Fernando Sánchez Dragó.

A ver si veo ya la película esa "La red social" (me la pasó Pitxi) y le encuentro el truco a esto.

jueves, 20 de enero de 2011

MUSHO BETIS, y yo con estos pelos!!!!

no me regocijare mas de lo SENTIDO, comun...gran victoria betica ayer!

y con opciones reales de remontada hasta que el crack messi nos aguo de nuevo, pero bueno, es normal y previsible viniendo de el...lo raro es que fallara el penalti (que, por cierto, adivine mientras disfrutaba del partido en chez chuzz, con la seguidora betica mas pequeña del barrio...)
gran noche pues...solo un pero...YO CON ESTOS PELOS!

y eso despues de haberme cruzado (es mi semana "cross-over" que te cagas, despues del GORDO vino el PELUQUERO, y antes aun la CINEASTA...) con el recauchutante RUPERT, tijeritas de ciertos jet-setters

debo confesar que siempre he sido mas de LLONGUERAS (en esto del trasunto capilar se estila un poco la dicotomia beatles-rollings, vosotros hacia que lado os inclinais? ya me puedo ver la reaccion de nuestro MATERAZZO favorito...), quizas por que pelaba al psicofantastico DALI, quizas por su voz de huevo erotico-roto, quizas porque cabalga la fina linea entre "pringao" y "genio en su casa"...que se yo, ya sabemos que en cuestion de gustos no hay razonamiento exacto

y le vi bien, un pelin botox-izado quizas(no tanto como su compay el EVERETT, que ya ha entrado con creces en el panteon de "muñecos de cera" tan en bogavante hoy en dia), aunque la nocturnidad en chueca fue un gran reticente fisico...no me obnubilo su presencia, no me barrio del mapa como la de "HURLEY", pero tambien es verdad que imaginarle con un tatuaje lleno de navajas y cortapelusillas, tirado en una mesa lautremont y repartiendo ostias u ositos a taxistas alemanes(por establecer el precedente de moralidad, toma ya himmler!) tiene su aquel, sobre todo en mi actual ENERO-BORRATXO....lo que no haga el alcohol que me lo manden por correo bajo el nombre "cosas inservibles"

vale, eso y na mas...te!

miércoles, 19 de enero de 2011

Se es de donde se es


Está bien eso de vagar un martes de enero por la sierra mandrileña. Tras horas de caminata bajo un sol invernal y distante, que apenas calienta o ilumina, me topé con un vejete tocado únicamente con una barretina, que rodaba semi-alegre en su bicicleta. Me sorprendió sobremanera el atuendo, por lo que me dispuse a romper el hielo. Descartando toda conversación sobre los chinos y su extraño mundo de restaurantes y tiendas de textiles (nunca mosquees a un catalán mentándole la desleal competencia), de frutos secos (por cuestiones alérgicas) y de todo a 100, me decanté por un respetuoso:


- ¡Buenos días!. ¿Es esa barretina de invierno?
A lo que el deportivo anciano me respondió:
- Efectivamente, aunque me la tejió mi mamá durante la Semana Trágica.

Insistí:
- ¿De dónde es usted, alegre carcamal?
Y el ciclista ancestral repuso:
- ¿Cómo que de dónde soy? Se es de donde se es.

NOTA: el vejestorio rodante iba tocado únicamente con una barretina de lana virgen extra, pero el resto de su atuendo resultaba estrambótico. Tanto que no me pararé en describirlo aquí.

lunes, 17 de enero de 2011

"el GORDO de LOST"


me encanta la INTENCIONALIDAD de los buscadores redeticos
pones "el gordo de lost" y te sale lo que tenias en mente
sin necesidades de NOMBRES, CARACTERISTICAS COMPLEJAS, gilipolleces
un placer simplificante, como cuando la gente se define de "izquierdas" o "derechas"
PARA QUE PEDIR MAS? que rule la alegria de los juicios-sin-consciencia! yeee

a que viene esto?
el sabado en la gran via, me cruce con el susodicho LOST-FATTIE...
la verdad es que al natural impresiona tanto como un cachalote colosal
una especia de GRAN PARED INVERNAL
no es que no tenga referentes subidos de peso en mi dia a dia
no es que no haya sido engullido alguna vez por ballenas vestidas de humunculos
solo que NADA BATE LO REAL
ya....jajajajajjajajaja!

me quede un pelin desconcertado, y ademas llegaba tarde a la MUY RECOMENDABLE exposicion del fotografo BRANGULI...aqui teneis una de los otros personajes de lost tras tenerlos en vilo (yo nunca fui fan de la serie, quizas me de por ahi cuando me decida a leer la saga milenium tambien, oseas, cuando ME DE UNA LIPOTIMIA CALCINADORA DE NEURONAS, o, si me pilla en chile, nerudonas....)
ahora ya solo queda DEJAR QUE LA IMAGINACION fluya por sus angosturas
a donde se dirigia el gordo?
venia de comer, o estaba ya con hambruna de cincuenta cocidos?
preguntaria por la "famosa playa de madrid"?
llevaria musica de weezer en sus minimos auriculares?
se preguntaba constantemente, mientras sucumbia al estruendo de las masas consumistas en pleno centro madrileño, "cuando me haran una estatua al natural en santiago de chile?" iria a su inaguracion vestido como un elefante marino? se rasura el pubis? tiene cincuenta secretos y varios kilos de entresijos? ha visto todas las pelis de su padre "colocado"? cuenta entre sus amigos con el niño mas gordo de china? conoce las teorias del señor montignac?
ah, ah, ah...
un poco de musica, con dobleces, para terminar
SALUD

Un diálogo

Fabián: Hola.
G.P.: Hola.
Fabián: ¿Puedo hacerle una pregunta?
G.P.: Sip.
Fabián: En esta entrada de su blog usted hace una comparación entre el problema de la cuadratura del círculo y el ajedrez.
G.P.: Sip.

Fabián: Usted dice en esa entrada que resolver el problema de la cuadratura del círculo es tan imposible como lograr que un alfil pase de una casilla negra a una blanca sin violar las reglas del ajedrez. ¿Entendí bien?
G.P.: Ajá...

Fabián: Sin embargo sí es posible, sin violar las reglas del ajedrez, que un alfil pase de una casilla negra a una blanca (o al revés).
G.P.: Eso es imposible.

Fabián: No, no lo es.
G.P.: Sí, sí lo es. Enunciémoslo así: En el transcurso de una partida de ajedrez en la que se respeten las reglas del juego un alfil que inicialmente estaba en una casilla negra nunca pasará a una casilla blanca, o viceversa. Inclusive puedo demostrárselo matemáticamente, por inducción en la cantidad de movimientos del alfil.

Fabián: Todo muy bonito, pero imaginemos una partida en la que a las blancas le han capturado el alfil que inicialmente estaba en la casilla c1 (casilla negra), pero no le han capturado el otro alfil. Imaginemos también que, más delante en el mismo juego, el blanco corona un peón en una casilla blanca y que pide un alfil. Obviamente el rival le dará la misma pieza que antes le había capturado, así que el alfil, la misma pieza, que inicialmente estaba en c1 (casilla negra) pasa ahora a estar en una casilla blanca sin que las reglas del ajedrez se hayan violado.
G.P.: Pero no es el mismo alfil...

Fabián: ¿Cómo que no es el mismo? Claro que sí lo es, es el mismo objeto, la misma pieza que ha pasado desde c2 hasta una casilla blanca, en el transcurso de la misma partida y sin violentar las reglas de juego. Claro, pudo sufrir algún desgaste por el roce con las manos, perder algunas moléculas, pero si ése no es el mismo alfil, ninguna pieza es igual a sí misma.
G.P.: Okey. No me refería a eso. Admito que se trata de la misma pieza, del mismo objeto, pero...

Fabián: ¿Pero?
G.P.: (Piensa un rato.) De acuerdo. Digámoslo así: En el transcurso de una partida de ajedrez en la que se respeten las reglas del juego, y en la que ninguno de los dos jugadores corone un alfil (es decir, pida un alfil al coronar un peón), en esa partida, digo, un alfil que inicialmente estaba en una casilla negra nunca pasará a una casilla blanca, o viceversa.

Fabián: Sí, pero...
G.P.: ¿Pero?

Fabián: Muchas veces, en un match entre dos jugadores profesionales, una partida se suspende y se continúa más adelante, por ejemplo al día siguiente.
G.P.: ¿Hum?
Fabián: La posición se desarma y el juez el match la rearma al día siguiente, o cuando sea la reanudación, usando las mismas piezas.
G.P.: Ya veo a dónde quiere llegar, pero...
Fabián: Pero nada. Es posible que al rearmar la posición el alfil que estaba en una casilla negra sea colocado en una casilla blanca y/o viceversa.
G.P.: Pero no es la misma partida...
Fabián: Sí que lo es.

G.P.: (Piensa otra vez.) En el transcurso de una partida de ajedrez, cuyo desarrollo no es suspendido para ser continuado en un momento posterior, en la que se respeten las reglas del juego, y en la que ninguno de los dos jugadores corone un alfil (es decir, pida un alfil al coronar un peón), en esa partida, digo, un alfil que inicialmente estaba en una casilla negra nunca pasará a una casilla blanca, o viceversa. ¿Está de acuerdo ahora?

Fabián: Hummm.
G.P.: ¿?
Fabián: Supongo que se refiere a las reglas actuales del ajedrez, porque quizás en el siglo XXII se agregue un movimiento especial, digamos un "alfil al paso" que permita...

G.P.: ¡Okey! En el transcurso de una partida de ajedrez, cuyo desarrollo no es suspendido para ser continuado en un momento posterior, en la que se respeten las reglas actuales del juego, y en la que ninguno de los dos jugadores corone un alfil (es decir, pida un alfil al coronar un peón), en esa partida, digo, un alfil que inicialmente estaba en una casilla negra nunca pasará a una casilla blanca, o viceversa. ¿Y ahora?

Fabián: Imagino dos amigos (no profesionales) que juegan para divertirse. En un momento dado uno de ellos le pide al otro si le permite intercambiar los alfiles (pasar el alfil que en está en la casilla A a la casilla B, y viceversa). No como una jugada, claro, sino como un mero reacomodamiento de piezas. Si sólo lo hace una vez, y su intención no es distraer al rival, el adversario podría aceptar y en ese caso el alfil en casilla blanca habrá pasado a...
G.P.: ¿Y por qué querría hacer eso?
Fabián: No sé, podría ser un capricho...

G.P.: ¿Permiten eso las reglas?
Fabián: "Nadie será obligado a lo que la ley no mande, ni privado de lo que ella no prohíba." La reglas, al menos las reglas que usan los amigos para jugar entre sí, no prohíben ese intercambio de piezas (si el rival está de acuerdo). Y si la reglas no prohíben, entonces lo permiten.

G.P.: Me parece que está exagerando.
Fabián: Las reglas lo permiten...
G.P.: Yo no lo permitiría.
Fabián: Recuérdeme no jugar al ajedrez contra usted...

G.P.: (Piensa un poco más.) En el transcurso de una partida de ajedrez, cuyo desarrollo no es suspendido para ser continuado en un momento posterior, en la que se respeten las reglas actuales del juego, en la que ninguno de los dos jugadores corone un alfil (es decir, pida un alfil al coronar un peón) y en la que ninguno de los dos jugadores pide permiso para reacomodar las piezas, en esa partida, digo, un alfil que inicialmente estaba en una casilla negra nunca pasará a una casilla blanca, o viceversa. ¿Y ahora?

Fabián: ¿Y si las reacomoda sin permiso?
G.P.: Estaría violando la reglas; aunque más no sea las reglas no escritas de la cortesía.

Fabián: Okey.
G.P.: ¿Está conforme?
Fabián: Por ahora sí, pero...

G.P.: ¿Pero...?
Fabián: ¿Cómo queda entonces su analogía con la cuadratura del círculo?

Continuará...

domingo, 16 de enero de 2011

El Sombrerero Loco

Descripción

Llamo a este esquema El Sombrerero Loco: En una habitación hay cierto número de personajes; cada uno tiene un sombrero, que puede ser de color blanco o de color negro. Todos los personajes ven el sombrero que tienen los demás, pero nadie conoce ni puede ver el propio.

Se supone que los que tienen sombreros blancos deben hacer siempre afirmaciones verdaderas y que los que tienen sombreros negros deben hacer siempre afirmaciones falsas. Ahora bien, como al principio nadie sabe cuál es realmente su color de sombrero, cada personaje adopta al comenzar una postura cualquiera. Es decir, cada uno decide (independientemente de cuál sea su sombrero) hacer siempre afirmaciones falsas o hacer siempre afirmaciones verdaderas.

Cuando un personaje hace una afirmación, otro personaje puede advertirle que no se está comportando correctamente. Es decir, le puede decir que está haciendo una afirmación falsa cuando su sombrero en realidad es blanco, o que está haciendo una afirmación verdadera mientras que su sombrero es negro. La advertencia es así: No deberías decir eso. La advertencia opuesta es: Bien dicho. Claro está que quien hace esta advertencia podría, a su vez, estar mintiendo.

Cuando, a partir de lo que ve y de lo que oye, un personaje logra deducir cuál es su propio color de sombrero, entonces (sin ninguna advertencia) comienza a comportarse tal como este color indique. Si deduce que su color es negro, a partir de ese momento hará afirmaciones falsas; si deduce que es blanco, hará afirmaciones verdaderas (esto puede significar, o no, un cambio en el comportamiento que venía teniendo).

Observemos finalmente que todos oyen lo que dicen los demás y que todos son lógicos perfectos, es decir, conocen inmediatamente todas las consecuencias lógicas de lo que se dice.

El problema

Tenemos cuatro personajes, a los que llamaremos Abel, Benito, Carlos y Darío.

Abel le dice a Benito: Tu sombrero es negro.
Carlos le dice a Abel: No deberías decir eso.
Darío le dice a Carlos: Bien dicho.
Benito le dice a Abel: Tu sombrero es blanco.
Darío le dice a Benito: No deberías decir eso.
Darío le dice a Abel: Tu sombrero es blanco.
Benito le dice a Darío: No deberías decir eso.
Abel le dice a Darío: Nuestros sombreros son del mismo color.

¿De qué color es el sombrero de cada uno? ¿Qué postura adoptó cada uno inicialmente?

viernes, 14 de enero de 2011

"the new uncle BERNIE"


Amigos: potx, chuzz, fungus
Pais : zombilandia
Cancion: "Dawning of a new era"


como se pasa un dia simpatico, en buena compañia?
se llama INSPECCION DE ATUN-MOBILES!

comienza con una levantada a deshoras peladas, las putas 10 de la mañana, ahhrgh!
un maravilloso zumo de naranja
comentar el estado de las puertas cerradas del garage

chistes variados en el coche, REESTRUCTURACION DEL MUNDO
una prosodica defensa del modelo CORRUPTO ANTIEUROPEO
(japon para los japoneses, la perfeccion para los DOÑIPERFECTOS)
breve digresion amoral sobre el daño perpetrado al mundo global por la presencia inmunda de mr WALT, mr ARGUIÑANO y los puerilpateticos FAEMINO & CANSADO
ganas de quedarse en bolas y dar saltos-a-lo-sumo PONTIFEX MAFIAWORLD
pertenencia al gremio de "los sin-pre-ocupacion", cual fetal anticharger moo-moo

la falta de nieve no impide la preciosa contemplacion de las montañas rodeando peñalara, hace un dia fantastico de astro sol y ganas de robar los bocadillos a las simpaticas aldeanas reunidas derredor el dios-coche

no lo hacemos, preferimos andar por la cuerda floja "instead"
un par de llamaditas nos conminan al pueblo de los baretos arturicos
buscamos infructuosamente MANERAS DE LUCRARNOS con ideas peregrinas...
dos dobles de cervezas nos hacen ver CUADRUPLE, y messi sigue siendo muy bueno
AUPA BETIS, anyhows
la comida se riega con el anecdotario lotharial de bodas y festejos etilicos pasados
retomamos la senda de los exploradores y, dependiendo del punto de vista, llegamos a la CHORRA-CHORRO DE LOS ALEMANES-ALEMANITAS....portada segura del proximo exito de neo-folk tranquilo de nuestro probable familiar escoces favorito


contemplacion extatica de la sierra mientras el manto solar da paso al lunar
contemplacion FOSCA de culos motorizados tras walden-interruptus
contemplacion pirrica de MANERAS DE SER, maneras de desear

se abre una nueva era inmanente, FUERZA A LOS QUE LA NECESITAN
y...SALUD PARA TODOS
no dejeis de daros garbeos por vuestros reinos naturales, NO DECEPCIONAN NUNCA!





PS. post obviamente inspirado por el gran FANMAKI, no dejeis de leerle

miércoles, 12 de enero de 2011

Galletas de limón para deshacer corazones.


Ingredientes

Rinde alrededor 4 docenas

12 cucharadas (1 1 / 2 barras) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
1 taza De azúcar glass o azúcar domino
Ralladura de 2 limones
2 cucharadas de jugo de limón recién exprimido
1 cucharada de extracto de vainilla pura
1 3/ 4 de taza más 2 cucharadas de harina para todo uso
2 cucharadas de fécula de maíz (maicena)
1 / 4 cucharadita de sal

¿Cómo preparamos esto?

Remoje su corazoncito en sus recuerdos... verifica si alguien con quien tienes una relación actualmente ha hecho o dicho algo que te causa dolor cada vez que lo recuerdas. Explora ese sentimiento... ¿cuál es la causa? ¿por qué te lo dijo? ¿Le preguntaste en aquel momento qué era lo que quería decirte? ¿has pensado si se expresó inadecuadamente? ¿te diste cuenta si estaba enojad@ y lo dijo sin pensar? ¿Qué hay detrás de ese comentario, o gesto, o acto?

Conozco una madre que solía regañar a sus hijas por todo. Si había un viaje y llovía, las regañaba, si se quedaba el carro sin combustible, si caía un meteorito peleaba con ellas igual. Pasaron los años y ya crecidas ninguna quería nunca salir con ella porque sabían que de todas maneras el viaje siempre iba a terminar con un regaño. Indispuestas como siempre salieron con ella, solamente para hacerla feliz. Luego de que las hiciera trabajar todo un fin de semana para preparar una fiesta, se enfermaron y resfriaron luego de estar bajo agua sol y sereno, para cuando vino la fiesta estaban con fiebre y cansadas. Y se limitaron a descansar un poco y a pasar la enfermedad como mejor pudieron. Como siempre su madre les armó una pelea por no compartir y estar alegres en la fiesta. Sus hijas nunca se habían atrevido a decirle nada, pero llegó el momento en que cansadas por tal situación le comunicaron cada cual a su manera que antes de la perfección con la que hay que hacer las cosas que ella quiere, está el amor que se demuestra a la hora de compartir. Y ella entendió su postura.

Según debes estar pensando la madre es mala y las hijas son buenas. Pues te digo que eso va más allá del bueno y del malo. Dentro del marco de valores de la madre que todo saliera perfecto y bien hecho era lo mejor que se le puede brindar a su familia, según ella aprendió de su abuela. Así que más que bueno o malo es aprender a escuchar lo que está detrás de cada reclamo, de cada palabra. Las intenciones... y eso solamente lo conseguimos hablando, conversando pero SOBRETODO ESCUCHANDO Y AMANDO.

Así que invita a tu persona especial a disfrutar de las galletitas... o si conoces a dos personas que necesitan hablar invítalos a tu casa. Ayuda en el proceso de reconciliación de tus hermanos. Porque en el fondo, todos somos uno.

En el recipiente de una batidora eléctrica provista de una paleta para batir,
crema demantequilla y 1 / 3 taza de azúcar hasta que esponje.
Añadir la ralladura de limón, el jugo y la vainilla, batir hasta que quede esponjoso.
En un tazón mediano, mezcle la harina, la maicena y la sal.

Agregar
a la mezcla de mantequilla y batir a velocidad baja hasta que se mezclen.
Tome dos pedazos de papel encerado de 8 por 12 pulgadas, enrolle la masa en dos rollos de 1/4 de pulgada de diámetro. Enfríe por lo menos 1 hora.

Caliente el horno a 350 grados.

Ponga los 2/3 taza de azúcar restante en una bolsa plástica con cierre ("ziploc").

Rebane la masa fría en rodajas 1/8 de pulgada de grosor, retire el papel antes. Póngalas sobre la badeja para galletas cubierta con papel para hornear, guarde una separación de 1 pulgada de distancia aproximadamente.

Hornee hasta que las galletas estén apenas doradas, durante unos 15 minutos más o menos.

Póngalas a enfriar sobre una rejilla, de 8 a 10 minutos. Luego póngalas dentro de la bolsa llena de azúcar, revuélvelas en la azúcar para recubrirlas. Póngalas en papelitos o platos para servir.

Hornee o congele la masa restante.

Guarde las galletas horneadas en un recipiente hermético hasta por 2 semanas.

Alégrate de lo que puedes hacer para reconciliarte genuinamente con otros y contigo mismo.
Y de lo que puedas hacer para que otros también tengan ese proceso. :)

martes, 11 de enero de 2011

El Omegón y todo eso... (Parte 18)

A la parte 17 - A la parte 19

Adenda sobre los puntos de acumulación

En esta entrada quiero ampliar la explicación del papel que jugó, en el desarrollo de la teoría de los ordinales, el concepto de "punto de acumulación". Fue mencionado en capítulos anteriores, pero ahora voy a profundizar en conceptos antes mencionados un poco al pasar.

Decíamos algunos capítulos atrás que, a principios de la década de 1870, Georg Cantor comenzó a trabajar en la Universidad de Halle. Allí Eduard Heine, su director, le planteó el siguiente problema: tenemos una función periódica f(x) que hemos desarrollado en serie de Fourier, si en cada período la cantidad de puntos singulares de f(x) (es decir, los puntos de discontinuidad de f(x) o puntos donde la serie es divergente) es infinita ¿podemos asegurar entonces que esa escritura en serie de Fourier de f(x) es la única posible (o, por el contrario, podrá haber otra serie diferente que converja a la misma función)?

Recordemos que Heine ya había resuelto afirmativamente la cuestión para una cantidad finita de punto singulares, Cantor se enfrentaba ahora al "caso infinito".

Dijimos también que, pocos meses después de planteado el problema, Cantor tenía ya una primera respuesta: puede asegurarse que la escritura es única siempre y cuando los puntos singulares estén distribuidos en la recta de una manera determinada. Pero Cantor, en primera instancia, no supo encontrar una manera clara y directa de describir cuáles eran las condiciones que debía cumplir esa distribución. Después de un tiempo logró obtener esa descripción clara y simple, y para ello creó el concepto de "punto de acumulación".

¿Qué es un punto de acumulación? Voy a dar la definición que dio Cantor, que él refería específicamente al caso de los números reales (posteriormente el concepto se llevó a contextos mucho más generales). Necesitamos previamente recordar qué significa que una sucesión de números converge a un límite L.

Una sucesión a(1), a(2), a(3),... converge a L si, fijada cualquier distancia épsilon, existe un número natural n (que depende de épsilon) tal que si m > n entonces la distancia entre a(m) y L se hace menor que épsilon. Traducido a un castellano más impreciso pero tal vez menos árido: a(1), a(2), a(3),... converge a L si, tomando n suficientemente grande, todos términos de la sucesión a partir de a(n) se acercan a L tanto como se quiera.

El ejemplo clásico es la sucesión a(n) = 1/n, cuyos términos son 1, 1/2, 1/3, 1/4,... y que converge a 0.

Definición: Si P es un subconjunto de los números reales, decimos que b es punto de acumulación de P si existe una sucesión a(n) no constante y formada totalmente por elementos de P, tal que a(n) converge a b.

Por ejemplo, si P = (0,1), entonces 0 es punto de acumulación de P. Por ejemplo, una sucesión formada por elementos de P y que converge a 0 es a(n) = 1/(n + 1) (siempre tomaremos n = 1, 2, 3, 4,...). En realidad, es fácil ver que el conjunto de todos los puntos de acumulación de P es [0,1].

Ejercicio para el lector: Demuestre, a partir de la definición dada más arriba, que si P es finito entonces no tiene puntos de acumulación.

Definición: Llamaremos P', el derivado de P, al conjunto de todos los puntos de acumulación de P.

Por lo tanto, para P = (0,1), tenemos P' = [0,1].

Pasemos a otro ejemplo. Tomemos ahora P = {0, 1, 1/2, 1/3, 1/4, 1/5,...}. Es decir, P está formado por el 0 y por todos los números de la forma 1/n con n = 1, 2, 3, 4,... Es evidente que 0 es punto de acumulación de P. ¿Qué pasa con los demás números?

Veamos, el 1 no es punto de acumulación de P. Si lo fuera, debería haber otros elementos de P tan cercanos al 1 como se desee (esos elementos serían los términos de la sucesión a(n) de los que habla la definición). Pero esto no sucede, ya que no hay otros puntos de P a manos de 1/2 de distancia del 1. Es decir, en todo el intervalo (1 - 1/2, 1 + 1/2) no hay elementos de P diferentes del 1 mismo. Por lo tanto, el 1 es un punto aislado de P y no es punto de acumulación.

Lo mismo sucede con el 1/2, ya que no hay puntos de P a distancia menor que 1/6 de él. Y también sucede con el 1/3, el 1/4, etc. Todos los puntos de la forma 1/n son puntos aislados de P. Por otra parte, es fácil ver que los puntos que no pertenecen a P tampoco son puntos de acumulación. Por lo tanto, para P = {0, 1, 1/2, 1/3, 1/4, 1/5,...} vale que P' = {0}.

Por supuesto, podemos también definir el derivado del derivado e P que es (P')' = P". Y el derivado de éste: (P")' = P''', etc. A los que llamaremos derivado segundo, derivado tercero, etc.

Observemos que si P = (0,1) entonces P' = [0,1], P" = [0,1], P''' = [0,1], etc.

Por otra parte, si P = {0, 1, 1/2, 1/3, 1/4, 1/5,...}, entonces P' = {0} y P" es el conjunto vacío (el derivado de {0}, como para todo conjunto finito, es el vacío). Tenemos así que el derivado segundo de P es el conjunto vacío.

¿Será posible hallar un conjunto P tal que su derivado tercero sea el vacío (pero ninguno de los anteriores)? La respuesta es afirmativa, pero la estudiaremos en el próximo capítulo...