Mostrando entradas con la etiqueta medusas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta medusas. Mostrar todas las entradas

sábado, 14 de junio de 2014

El CO2 impulsa el aumento de medusas en el Mediterráneo



Los mares y océanos son uno de los sumideros de carbono más grandes del planeta. Una trabajo fundamental para mitigar el cambio climático. La mitad del CO2 de origen antropogénico, aquel que no se produciría de no ser por la mano del hombre, se concentra en la atmósfera; la otra está almacenada entre los bosques y las masas de agua. Pero este secuestro de carbono de los mares y océanos está causando estragos en la biodiversidad submarina, ya que el dióxido de carbono se disuelve en contacto con el agua del mar transformándose en ácido. 

Solo en los últimos 30 años, la acidificación del Mediterráneo ha aumentado un 10%; y de mantenerse el nivel de emisiones de CO2 a la atmósfera, en las próximas cuatro décadas podría crecer un 30%, según revela el estudio MedSea, financiado por la Comisión Europea. Este proceso amenaza la biodiversidad del mar y la economía de sectores tan potentes en la región mediterránea como el turismo y la pesca por la reducción de peces y moluscos y el aumento de medusas.


A la acidificación mar se le une también el calentamiento del agua. El estudio asegura que en los últimos 25 años la temperatura del Mediterráneo ha aumentado 0,67 grados; y en 2050, "si no se implementan medidas para reducir las emisiones de carbono", lo hará entre 1 y 1,5 grados. "En los últimos años los procesos de acidificación y calentamiento del agua han sido rapidísimos", ha advertido Patrizia Ziveri, investigadora del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental (ICTA) de la universidad Autónoma de Barcelona y coordinadora del estudio.


La combinación de aumento de las concentraciones de ácido y de la temperatura del agua afectará  al fitoplancton y al zooplancton, base de la cadena trófica, por lo que gran cantidad de especies de peces verán amenazada su superviviencia. Los principales beneficiados de la merma en la población de peces son las medusas, que, además de perder a sus depredadores naturales, soportan mejor la acidificación y el calentamiento del agua. 


Un varapalo para las zonas turísticas. A falta de definir las consecuencias socioeconómicas en toda la región mediterránea, el estudio señala problemas locales. "Un brote de medusas en la costa de Israel podría reducir el número de viajeros entre un 3% y un 10,5%. Lo que provocaría unas pérdidas para la región de entre 2,4 y 4,6 millones de euros", apunta el estudio. Y en las Islas Medas (Girona), prosigue, la desaparición de las Gorgonias, una especie de alga, comportaría pérdidas por valor de cuatro millones de euros.


Según advierte el estudio, el impacto sobre las especies que viven en el Mediterráneo no será igual, ya que "los organismos presentan diferentes sensibilidades". Las praderas marinas y los arrecifes de coral son los ecosistemas que más sufren la acidifiación y el aumento de la temperatura del agua en el Mediterráneo. "Se trata de ecosistemas que construyen ecosistemas sorprendentes, que dan hogar de otros miles de especies, protegen la costa de la erosión y proporcionan comida y productos naturales a la sociedad", destaca el profesor Maoz Fine, de la universidad Ball-Ilan de Israel.


El texto pone de relieve la alta "sensibilidad" de algunas especies de los moluscos bivalvos (mejillones, ostras, almejas, etc.) al calentamiento del mar y al cambio en los niveles de PH, efecto directo de la acidificacióndel agua. "Ya hemos observado la alta mortalidad de estas especies cuando la temperatura del agua sube en verano", ha revelado Ziveri, que advierte: "La industria de la acuicultura de estas especies en el este del Mediterráneo de moluscos generó más de 225 millones de euros en 2012".


Fuente: El pais


Imagen Carabela portuguesa (Physalia physalis)

Nota



Gorgonia -  Es el nombre común genérico para referirse a cualquier especie de octocoral con esqueleto córneo, incluido en los subordenes Calcaxonia,Holaxonia o Scleraxonia. Si bien es cierto, que algunas especies de este género, como G. flabellum o G. ventalina, son quizás las más conocidas popularmente; de ahí proviene el nombre común genérico. Su estructura es ramificada, en la mayoría de especies en forma de abanico, y crece en un sólo plano. Forman estructuras en forma de redes interconectadas, compuestas de pequeñas ramitas fusionadas en mallas tupídas. El color de la estructura, que hace las veces de esqueleto, es púrpura, blanco o morado.

Los pólipos, normalmente de color marrón, amarillo o dorado, crecen alineados en las ramas, también en un sólo plano y espaciados regularmente. Los de algunas especies, liberan terpenoides que afectan negativamente a otros corales. Siendo en ocasiones, un arma para competir por el espacio y la luz en el arrecife.
Algunas especies alcanzan los 2 m de altura, por otro tanto de ancho.
Fuente wikipedia


martes, 11 de septiembre de 2012

Las estructuras submarinas artificiales atraen a las medusas

Trabajadores se afanan en recoger centenares de medusas gigantes distribuidas en Japón
Trabajadores se afanan en recoger centenares de medusas gigantes distribuidas en Japón- Shin-ichiUye / CSIC

Un informe del CSIC alerta del efecto «caballo de Troya»

Los pólipos de medusa proliferan en las superficies submarinas creadas por el hombre, según revela una investigación internacional liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En este tipo de superficies; como puertos, plataformas petrolíferas, granjas de acuicultura e instalaciones turísticas, se han llegado a detectar hasta 100.000 pólipos por metro cuadrado con una mayor capacidad de producir medusas.
El investigador del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (centro mixto del CSIC y la Universidad de las Islas Baleares) Carlos Duarte, que ha dirigido el trabajo, explica que el aumento de las estructuras de origen antrópico está proporcionando hábitats para los pólipos, lo que podría ser un factor importante para entender el aumento global de proliferación de medusas. Hasta ahora, los estudios que han tratado de explicar este fenómeno se han centrado variables relacionadas con las medusas en su fase adulta.
La investigación, que ha sido publicada en el último número de la revista «Frontiers in Ecology and the Environment», revela que la especie Cotylorhiza tuberculata, por ejemplo, presenta una densidad de casi 20 pólipos por centímetro cuadrado en los ladrillos frente a uno solo de ellos por centímetro cuadrado anidado en las conchas de ostras vivas y aproximadamente ocho pólipos por centímetro cuadrado sobre conchas de ejemplares muertos.
Las estructuras artificiales en las zonas costeras están aumentando entre un 3,7  y un 28,3 por ciento anual. Según el artículo, esta situación puede resultar especialmente crítica en regiones de sedimentos blandos como el Golfo de México, donde la disponibilidad de sustratos naturales es escasa, lo que limita el número de pólipos. El equipo de investigación ha denominado a este fenómeno como el «Efecto caballo de Troya».
Las regiones analizadas pertenecen a zonas submarinas de todo el mundo entre las que se incluyen Japón, Reino Unido,  Estados Unidos y España. Y es que en las costas valencianas  recogieron desde finales de junio hasta mitad de agosto 3,59 metros cúbicos de medusas, una cifra ligeramente inferior a del año pasado, que fue de 3,7, según los datos que maneja la Conselleria de Agricultura.


 Artículo científico de la revista Frontiers in Ecology and the Environment : Is global ocean sprawl a cause of jellyfish blooms?  
http://www.esajournals.org/doi/abs/10.1890/110246?prevSearch=Jellyfish&searchHistoryKey=&

sábado, 30 de junio de 2012

Aparecen en el Mediterráneo ejemplares de medusas "Rhizostoma luteum"


 Fotografía facilitada por el Instituto Español de Oceanografía (IEO) que ha registrado, en el litoral mediterráneo, más de 50 avistamientos de una especie de medusa muy poco conocida y de la que algunos investigadores incluso habían puesto en duda su exis

Fotografía facilitada por el Instituto Español de Oceanografía (IEO) que ha registrado, en el litoral mediterráneo, más de 50 avistamientos de una especie de medusa muy poco conocida y de la que algunos investigadores incluso habían puesto en duda su existencia. (EFE)



La Red de Alerta de Medusas del Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha registrado, en el litoral mediterráneo, más de 50 avistamientos de una especie de medusa muy poco conocida y de la que algunos investigadores incluso habían puesto en duda su existencia.

Según ha informado el IEO en un comunicado, desde el pasado 18 de junio se han localizado, enfrente a las costas de Murcia y también en playas de Almería, Granada y Málaga, más de 50 ejemplares de Rhizostoma luteum, una medusa descubierta en 1827 y que desde entonces sólo ha sido mencionada seis veces en la literatura científica.
El primer avistamiento tuvo lugar en el litoral murciano gracias a un colaborador de la Red de Alerta de Medusas, que fotografió este ejemplar, y después fue identificado por investigadores del Centro Oceanográfico de Murcia del IEO.
A pesar de que este tipo de medusas se ha visto "en raras ocasiones", durante la última semana está apareciendo "con frecuencia" en la zona del Mediterráneo.
Los investigadores del IEO están intentando capturar algunos de estos ejemplares para tratar de reproducir su ciclo biológico aunque, según ha explicado el investigador responsable del estudio, Ignacio Franco, "estas medusas alcanzan los 40 kilos de peso y los 60 centímetros de diámetro, por lo que es realmente difícil manejarlas sin dañarlas".
Este tipo de medusas no suelen ser peligrosas y es de esperar que su picadura provoque una irritación de la piel leve o muy leve. "Nosotros ya hemos estado en contacto con alguna y no recibimos picaduras de ningún tipo", ha afirmado Franco, quien, no obstante, ha advertido de que, al ser una especie muy poco conocida, "conviene tener razonables precauciones".
La Rhizostoma luteum es una especie muy rara que se describió por primera vez en 1827 y de la que, hasta la fecha, casi no se tenían fotografías ni dibujos, hasta el punto de que algunos investigadores incluso ponían en duda su existencia o pensaban que podía tratarse de una variedad o subespecie.
Esta medusa se suele confundir con otra especie del mismo género, más pequeña y con un ribete morado alrededor de la umbrela y que no presenta largos tentáculos negros.
El IEO ha puesto a disposición de los ciudadanos un teléfono -968 180 500- y un correo electrónico -medusa@mu.ieo.es- para comunicar cualquier avistamiento de este tipo de medusas y poder estudiarlas.


 Rhizostoma luteum, Taxonomía:

  http://www.itis.gov/servlet/SingleRpt/SingleRpt?search_topic=TSN&search_value=51915