Lo que ya no necesitas para pedir un préstamo online

Música y películas sin anuncios, compras sin esperas ni horarios, mensajería instantánea. Sin compromisos y de la manera más rápida. La era digital ha cambiado radicalmente nuestra forma de comunicarnos y de consumir. Buscamos la inmediatez y, sobre todo, la facilidad y la comodidad que nos brinda el mundo online. También nuestra relación con las finanzas ha cambiado: podemos pagar con el móvil como si fuera una tarjeta de crédito, enviar dinero a través de la app de nuestro banco o autorizar pagos con la huella dactilar.

Las posibilidades son cada vez mayores, con productos y servicios innovadores que buscan hacernos la vida más fácil. El sector de la banca se está reinventando para ofrecer una mejor experiencia a los clientes, sobre todo ante el fenómeno de las ‘fintech’ y la irrupción de los gigantes tecnológicos desde Sillicon Valley.

Bancos y clientes 100% digitales

La tendencia más prevalente en el sector bancario actual es el cambio a la banca digital, específicamente móvil y en línea. En las últimas estadísticas publicadas por Eurostat sobre sociedad y economía digital en particulares, el acceso a internet de banda ancha fue utilizado en 2018 por el 86% del conjunto de hogares de la Unión Europea, lo que casi duplica el porcentaje registrado en 2008 (el 48%). Y la proporción de personas de entre 16 y 74 años de edad que pidieron o compraron bienes y servicios a través de internet siguió aumentando: en 2018 alcanzó el 60%, lo que implica un incremento de 13 puntos porcentuales en comparación con 2013.

El mayor aumento se observó en República Checa seguida de España, donde el 44,4% de las personas mayores de edad y residentes en núcleos de población de más de 2.000 habitantes se relaciona con su banco principal a través de los canales online, según un estudio que la consultora Inmark.

Y si hay un grupo de usuarios que se ha sumado a esta carrera digital, ese es el de los 'millennials', los primeros nativos digitales con un comportamiento 100% digital que exigen inmediatez para obtener productos y servicios financieros que se ajusten a sus valores y a su modo de vida. Por la comodidad del proceso y la rapidez en la gestión y en la emisión del dinero, los préstamos online son la herramienta más útil y que mejor se adapta a sus exigencias.

La tendencia más prevalente en el sector bancario actual es el cambio a la banca digital, específicamente móvil y en línea.
Financiación instantánea

Si eres de los que no quiere pisar una oficina para pedir un crédito ni hablar por teléfono con un gestor, consulta en la red las diferentes ofertas y tipos de créditos instantáneos para poder comparar las condiciones, requisitos y comisiones y verás que hay una alternativa.

En el caso de BBVA, destacan los nuevos créditos rápidos online dirigidos a no clientes. La solicitud puede hacerse desde la web o desde la ‘app’ sin necesidad de enviar documentación, y sin tener que abrir una cuenta en la entidad, gracias a las posibilidades que ofrece el servicio de agregación de entidades que BBVA puso en marcha hace un año.

Para pagar un viaje, comprarte un coche o renovar muebles de la casa. Porque para estos préstamos urgentes, el tiempo, la comodidad y la inmediatez son clave:
Es un proceso 100% online: desde cualquier soporte, mediante la app o en la web www.bbva.es. Solo necesitas simular un préstamo de entre 3.000 y 20.000 euros, calcular el plazo de devolución, elegir el número de cuotas e iniciar la solicitud.
Sin necesidad de enviar documentación: Mediante una conexión y con tu autorización expresa y tras introducir las claves de acceso, se puede verificar que todos los datos aportados son correctos y así evitar pedir más información.
No necesitas ser cliente de BBVA ni abrir una cuenta: el único requisito es poder conectar con un banco donde tengas otras cuentas o tarjetas para facilitar así el proceso de evaluación y calcular si el préstamo es viable. La nueva directiva europea PSD2 (Payment Services Directive) regula los servicios de pago digitales y refuerza la protección de los consumidores.
Respuesta en 8 horas: si antes el trámite de pedir un préstamo personal podía dilatarse durante semanas, ahora BBVA emite una respuesta en el plazo de 8 horas (en días laborables, de lunes a viernes). Dispondrás de unas claves para consultar la situación y resultado de tu solicitud durante los 30 días de vigencia de la oferta.
Tú eliges cómo recibir el dinero: en caso de concederse el préstamo, puedes darte de alta como cliente, elegir si deseas recibir el dinero al instante en una Cuenta Online Sin Comisiones de BBVA o domiciliar tu préstamo en una cuenta de otro banco.
Y sin acudir a ninguna oficina: la firma de los contratos suele realizarse de forma digital (con un SMS) o mediante un mensajero que se encargará de recoger la documentación necesaria para completar el proceso de contratación.

Los préstamos rápidos superan a la banca

El sector de microcréditos moviliza un volumen aproximado de 200 millones de euros y su índice de aprobación es de 50%

Los préstamos rápidos son aquellos solicitados por prestamistas privados, generalmente por plataformas digitales utilizando Internet, por una cantidad pequeña, de hasta 600 euros, para ser cancelados en un lapso determinado y corto, de quizá un máximo de 30 días, con el añadido de unos intereses que suelen variar entre el 28 y 37%.

Este tipo de créditos aún es un producto novedoso en España, pero poco a poco se ha vuelto una verdadera alternativa de financiación, en gran parte porque el número de prestamistas privados ha aumentado en forma considerable, haciendo frente a una banca tradicional que desde hace años atrás, más específicamente con el inicio de la crisis, ha disminuido la concesión de créditos personales. A pesar de que en el segundo trimestre del presente año la banca ha aumentado la aprobación de créditos en estas Instituciones a un 1,2%, aún es una cantidad muy pequeña frente a la gran cantidad de personas que necesitan una solución rápida y efectiva a sus imprevistos.

En cambio, en el sector de préstamos rápidos ha habido un aumento de solicitudes y según un nforme otorgado por la Asociación Española de Micropréstamos, AEMIP, que fue creada dos años atrás y que en la actualidad agrupa más de la mitad de empresas de esta rama, en aras a la protección del consumidor por su adopción de código de buenas prácticas, este sector moviliza un volumen aproximado de 200 millones de euros, y se calcula que hay un índice de aprobación del 50% en las solicitudes.

Se predice que en los años venideros habrá una proliferación de este tipo de préstamos, y la confianza se fortalecerá en su uso, en especial si se trata de empresas reguladas por la Asociación Española de Micropréstamos. En la actualidad lo que sí es cierto es que poco a poco este sector está ganando mayor fuerza como un nuevo medio de financiación ya que son muchas las ventajas que ofrece, entre ellas la oportunidad de ser utilizadas como operaciones rápidas, que no requieren mayor papeleo y que pueden hacerse sin moverse de casa, además que se cuenta con la transparencia del crédito en sí, ya que desde el momento de su solicitud se sabe el monto total a prestar y a devolver.

Métodos para conseguir dinero rápido, ¿los conocías?

El momento económico actual ha dejado en una situación muy delicada a muchos ciudadanos y empresas. Además, la crisis del sector bancaria ha hecho que las fuentes de crédito y liquidez estén completamente agotadas y sean inaccesibles para la mayoría. Ahora se abren muchos interrogantes sobre cómo se puede acceder a préstamos por parte de aquellos que necesitan un empujón para afrontar sus gastos o, por otra parte, para aquellos que quieren iniciar o reflotar un negocio.

Una de las soluciones más solicitada y socorrida son los créditos rápidos. Estos créditos suponen una fuente de dinero rápido muy fiable y, sobre todo, muy inmediata, pero hay que tener algunos factores en cuenta antes de pedir un préstamo de estas características. La facilidad de acceso que estos créditos tienen nos obliga a reflexionar de manera preliminar sobre cuál es el grado de necesidad que tenemos de un préstamo así. Parece una obviedad, pero tendremos que meditar mucho sobre si realmente es necesario y sobre si tenemos la seguridad de poder devolverlo para no generar más problemas financieros de los que queremos mitigar con el crédito. Muchas de estas empresas ofrecen prórrogas o asesoramiento en caso de tener algún problema con el reembolso del dinero, pero consideramos una mejor opción el haber pensado previamente en este problema para evitar tenerlo. Otro factor muy determinante, una de las claves del éxito de los créditos rápido, es que no se necesita aval de ningún tipo ni una nómina que lo respalde.

Este tipo de financiación suele ser a través de portales en línea. Al tratarse de una gestión por internet se acelera mucho el proceso y hace que el trámite sea prácticamente inmediato, siendo este el rasgo más característico y definitorio de estos créditos que los hace ser de los más solicitados. Además, estas páginas web suelen contar con una calculadora que nos permitirá elegir el tiempo del que queremos disponer para devolver el préstamo, mostrándonos en el acto la cantidad de intereses que tenemos que pagar y decidir así si nos conviene o no solicitarlo de manera sencilla.

Es difícil, como decíamos al principio, encontrar fuentes de financiación, más contando con el factor de la rapidez, es por eso que estos créditos rápidos suponen una alternativa más que satisfactoria para muchos particulares y para muchos gerentes de pequeñas y medianas empresas.

Cómo encontrar códigos de descuento para ahorrar en tus viajes

Hace unos meses mostraba en un artículo gran cantidad de consejos y trucos para viajar al mejor precio, consiguiendo buenos vuelos, coches de alquiler, alojamientos y viajes sin tener que pagar de más. Uno de mis consejo era el de hacer uso de los códigos de descuento, y hoy, en este artículo, me gustaría ampliar un poco más de información sobre cómo usarlos en viajes y cómo nos van a ayudar a ahorrarnos unos cuantos euros de una forma muy fácil.

Lo único malo en Internet es que no estamos comprando vuelos, alquilando coches o reservando hoteles todas las semanas (si alguien lo hace ¡que levante la mano y lo ponga en los comentarios!), por lo que no recibimos códigos de descuento tras la compra. Algunas veces los envían por email, pero entre los filtros anti-spam y el que no sabemos cuándo vamos a usarlos, al final siempre terminamos por perderlos.

No hay problema. Antes de hacer cualquier reserva, basta con introducir en nuestro buscador favorito el nombre de la empresa seguido de códigos descuento (Ej: “Vueling códigos descuento”), y tendremos un montón de páginas a nuestra disposición que nos darán diferentes códigos a usar. Seguro que esto lo has hecho alguna vez, y acto seguido habrás visto el odiado mensaje de este código descuento no es válido. “¿Por qué me pasan estas cosas a mí?”, pensarás.Dormir en Palma de Mallorca por 3€ la noche es posible

Sigue sin haber problema. A tu ayuda acuden páginas como Tucodigopromocional, en la que obtener códigos fiables y verificados con los que ahorrar en tus viajes sin falta de mirarte medio Internet (sería buena idea añadirla a favoritos). En esta página hay cupones por valor de 10€ de descuento directo en Vueling, 10% de descuento en los excelentes hoteles Barceló, o en paquetes de Hotelopia. Hay muchos más relacionados con los viajes, pero te dejo a ti que encuentres los que más te gusten.

A mí, estos cupones me siguen pareciendo una de las formas más sencillas de ahorrar euros en nuestros viajes, por eso nunca me olvido de buscarlos antes de reservar cualquier viaje. Así llegué a alojarme durante dos días en un apartamento en Palma de Mallorca por 3€ en total (con cupón de descuento de 23€ en AirBnB), o a recibir algún producto comprado por Internet mucho más rápido gracias a un cupón especial.

Acuérdate siempre de los cupones descuento y viaja gastando menos. Consejo de viajero

Open Windows (2014)

 Open windows: persecución virtual - (2014)


A le debemos pelis chidas como Los cronocrímenes y Extraterrestre, ahora junto a con , para darnos una historia original, en la que todo lo que vemos en pantalla sucede en la imagen de una laptop con muchas ventanas abiertas, justo como lo estás haciendo ahora tú. Es una historia malona, el director es arriesgado e innovador, pero se siente muy chafa lo que nos presenta acá, con un buen de fallas por todos lados, todo ese pedo de ciberterrorismo y ataques en una ciudad no me la creo ni tantito. No me gustó, mi recomendacion es que mejor recordemos a Sasha cuando no tenia que memorizar lineas, if you know what i mean...