Mostrando entradas con la etiqueta sos océanos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta sos océanos. Mostrar todas las entradas

martes, 24 de febrero de 2015

Nueva especie de dragón de mar


Científicos del Instituto Scripps de Oceanografía, en San Diego, y del Museo de Australia Occidental (WAM), han descubierto una tercera especie de dragón de mar.
Tras realizar un análisis genético de un espécimen capturado en 2007, el equipo de investigadores cayó en cuenta de que se trataba de una nueva especie. El estudio de otro ejemplar hallado en Perth en 1919 y guardado en el museo confirmó su teoría.
La diferencia más significativa entre la especie recién descubierta y las otras dos conocidas es su color rojo brillante, que le meritó el nombre “dragón de mar rubí” (Phyllopteryx dewysea). Al igual que los otros miembros de su familia, el exótico pez se encuentra exclusivamente en las costas sur y oeste de Australia.
Debido a su coloración, se especula que el dragón de mar rubí habita a una profundidad mayor que sus contrapartes, donde sus tonos rojizos le servirían de camuflaje. Los investigadores esperan realizar una expedición en busca de ejemplares vivientes en su entorno natural.
Los dragones de mar están protegidos en Australia, por lo que saber más acerca de esta nueva especie permitirá tácticas más efectivas para su conservación.

 A diferencia de sus parientes, el dragón del mar P. dewysea vive en aguas profundas frente a la costa sur de Australia. El registro más profundo para el dragón de mar común es de 108 pies (33 metros), pero los investigadores encontraron el nuevo dragón de mar a una profundidad de 236 pies (72 m). Su hábitat inusualmente profundo puede explicar por qué los científicos no lo habían descubierto hasta ahora, dijeron los investigadores.


Credit:Royal Society Open Science.
                  
              Credit: Stiller J. et al. 2015
Los investigadores también utilizaron tomografía computarizada (TC) para escanear el nuevo dragón de mar con 5.000 rebanadas de rayos X. Usando las rodajas crearon un modelo 3D de rotación del P. dewysea.

Artículo científico A spectacular new species of seadragon (Syngnathidae)Royal Society Open Science.


sábado, 14 de junio de 2014

El CO2 impulsa el aumento de medusas en el Mediterráneo



Los mares y océanos son uno de los sumideros de carbono más grandes del planeta. Una trabajo fundamental para mitigar el cambio climático. La mitad del CO2 de origen antropogénico, aquel que no se produciría de no ser por la mano del hombre, se concentra en la atmósfera; la otra está almacenada entre los bosques y las masas de agua. Pero este secuestro de carbono de los mares y océanos está causando estragos en la biodiversidad submarina, ya que el dióxido de carbono se disuelve en contacto con el agua del mar transformándose en ácido. 

Solo en los últimos 30 años, la acidificación del Mediterráneo ha aumentado un 10%; y de mantenerse el nivel de emisiones de CO2 a la atmósfera, en las próximas cuatro décadas podría crecer un 30%, según revela el estudio MedSea, financiado por la Comisión Europea. Este proceso amenaza la biodiversidad del mar y la economía de sectores tan potentes en la región mediterránea como el turismo y la pesca por la reducción de peces y moluscos y el aumento de medusas.


A la acidificación mar se le une también el calentamiento del agua. El estudio asegura que en los últimos 25 años la temperatura del Mediterráneo ha aumentado 0,67 grados; y en 2050, "si no se implementan medidas para reducir las emisiones de carbono", lo hará entre 1 y 1,5 grados. "En los últimos años los procesos de acidificación y calentamiento del agua han sido rapidísimos", ha advertido Patrizia Ziveri, investigadora del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambiental (ICTA) de la universidad Autónoma de Barcelona y coordinadora del estudio.


La combinación de aumento de las concentraciones de ácido y de la temperatura del agua afectará  al fitoplancton y al zooplancton, base de la cadena trófica, por lo que gran cantidad de especies de peces verán amenazada su superviviencia. Los principales beneficiados de la merma en la población de peces son las medusas, que, además de perder a sus depredadores naturales, soportan mejor la acidificación y el calentamiento del agua. 


Un varapalo para las zonas turísticas. A falta de definir las consecuencias socioeconómicas en toda la región mediterránea, el estudio señala problemas locales. "Un brote de medusas en la costa de Israel podría reducir el número de viajeros entre un 3% y un 10,5%. Lo que provocaría unas pérdidas para la región de entre 2,4 y 4,6 millones de euros", apunta el estudio. Y en las Islas Medas (Girona), prosigue, la desaparición de las Gorgonias, una especie de alga, comportaría pérdidas por valor de cuatro millones de euros.


Según advierte el estudio, el impacto sobre las especies que viven en el Mediterráneo no será igual, ya que "los organismos presentan diferentes sensibilidades". Las praderas marinas y los arrecifes de coral son los ecosistemas que más sufren la acidifiación y el aumento de la temperatura del agua en el Mediterráneo. "Se trata de ecosistemas que construyen ecosistemas sorprendentes, que dan hogar de otros miles de especies, protegen la costa de la erosión y proporcionan comida y productos naturales a la sociedad", destaca el profesor Maoz Fine, de la universidad Ball-Ilan de Israel.


El texto pone de relieve la alta "sensibilidad" de algunas especies de los moluscos bivalvos (mejillones, ostras, almejas, etc.) al calentamiento del mar y al cambio en los niveles de PH, efecto directo de la acidificacióndel agua. "Ya hemos observado la alta mortalidad de estas especies cuando la temperatura del agua sube en verano", ha revelado Ziveri, que advierte: "La industria de la acuicultura de estas especies en el este del Mediterráneo de moluscos generó más de 225 millones de euros en 2012".


Fuente: El pais


Imagen Carabela portuguesa (Physalia physalis)

Nota



Gorgonia -  Es el nombre común genérico para referirse a cualquier especie de octocoral con esqueleto córneo, incluido en los subordenes Calcaxonia,Holaxonia o Scleraxonia. Si bien es cierto, que algunas especies de este género, como G. flabellum o G. ventalina, son quizás las más conocidas popularmente; de ahí proviene el nombre común genérico. Su estructura es ramificada, en la mayoría de especies en forma de abanico, y crece en un sólo plano. Forman estructuras en forma de redes interconectadas, compuestas de pequeñas ramitas fusionadas en mallas tupídas. El color de la estructura, que hace las veces de esqueleto, es púrpura, blanco o morado.

Los pólipos, normalmente de color marrón, amarillo o dorado, crecen alineados en las ramas, también en un sólo plano y espaciados regularmente. Los de algunas especies, liberan terpenoides que afectan negativamente a otros corales. Siendo en ocasiones, un arma para competir por el espacio y la luz en el arrecife.
Algunas especies alcanzan los 2 m de altura, por otro tanto de ancho.
Fuente wikipedia


miércoles, 22 de enero de 2014

La FAO alerta " no podemos seguir usando nuestros océanos como vertederos "


  
   José Graziano da Silva, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), defendió este lunes “un cambio radical” en la gestión de las aguas marinas para evitar que los océanos sean “un vertedero”.

“No podemos seguir utilizando los recursos marinos y acuáticos como si fueran infinitos. Y no podemos seguir usando nuestros océanos como un vertedero”, dijo al intervenir en la Cumbre sobre Economía Azul, celebrada este sábado y este lunes en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) ante un grupo de políticos de alto nivel, entre ellos jefes de Estado y ministros.
Graziano consideró necesario hacer cambios profundos en la forma en que se gestionan y utilizan los recursos marinos del planeta para salvaguardar la seguridad alimentaria mundial y asegurar el bienestar de los países costeros e insulares. “Ha llegado la hora de un cambio radical en la gestión de los océanos”, añadió.
El principal responsable de la FAO abogó por plantearse seriamente las amenazas graves para la salud del océano, como la contaminación, la sobrepesca y las alteraciones meteorológicas y el aumento del nivel del mar causados por el cambio climático. "La salud de nuestro propio planeta, nuestra salud y la seguridad alimentaria, dependen de la forma en que tratamos el mundo azul”, agregó.
 
Por otro lado, la FAO subrayó que casi un 17% de la proteína animal consumida en el mundo procede de la pesca y la acuicultura, aunque esta cifra es mucho mayor en muchos pequeños Estados insulares en desarrollo.
Al mismo tiempo, indicó que los medios de vida de un 12% de la población humana dependen de la pesca y la acuicultura, principalmente en los países en desarrollo, pero recalcó que un 30% de las poblaciones mundiales de peces están sobreexplotadas, agotadas o recuperándose del agotamiento, con pérdidas económicas en la pesca marina derivadas de una mala gestión, ineficacia y sobrepesca que ascienden anualmente a 50.000 millones de dólares (unos 37.000 millones de euros).
 
“ECONOMÍA AZUL”
 
“El cambio climático plantea nuevos retos a las poblaciones que dependen de los océanos, al modificar la distribución y productividad de las especies marinas y de agua dulce -lo que afecta los procesos biológicos-, y alterar las redes alimentarias”, apostilló, antes de añadir que los cambios meteorológicos derivados del cambio climático amenazan el aumento del nivel del mar está destinada a tener graves consecuencias, especialmente para los pequeños Estados insulares en desarrollo.
Graziano aseguró que el concepto de "economía azul", surgido en la Conferencia de Río+20 de 2012, desempeñará un papel importante en el logro de los objetivos mundiales de desarrollo sostenible.
El modelo de economía azul hace hincapié en la conservación y la gestión sostenible, basado en la premisa de que los ecosistemas oceánicos saludables son más productivos y representan la única manera de garantizar que las economías que dependen del mar sean sostenibles. También tiene como objetivo garantizar que los pequeños Estados insulares en desarrollo y los Estados costeros del mundo en desarrollo se beneficien de manera equitativa de sus recursos marinos.
 (SERVIMEDIA)

FAO
 
La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, mundialmente conocida como FAO (por sus siglas en inglés: Food and Agriculture Organization), es un organismo especializado de la ONU que dirige las actividades internacionales encaminadas a erradicar el hambre. Brinda sus servicios tanto a países desarrollados, como a países en vías de desarrollo; la FAO actúa como un foro neutral donde todas las naciones se reúnen como iguales para negociar acuerdos y debatir políticas. También es fuente de conocimiento e información, ayudando a los países en vías de desarrollo y transición a modernizar y mejorar sus actividades agrícolas, forestales y pesqueras, con el fin de asegurar una buena nutrición para todos. A 15 de junio de 2013 la FAO cuenta con 197 miembros: 194 Estados Miembros, 1 Organización Miembro (La Unión Europea) y 2 Miembros Asociados (Islas Feroe y Tokelau)

jueves, 9 de enero de 2014

Las misteriosas andanzas del tiburón tigre

Credit: Thomas Vignaud


Un nuevo estudio de cuatro años de duración de tiburones tigre en las costas de Australia ha revelado misteriosos patrones de andanzas migratorias de los animales, incluidas curiosas diferencias basadas en el género y la edad de los tiburones.
El estudio, dirigido por Jonathan Werry, investigador de la Universidad de Griffith en Australia, realizó un seguimiento a 33 tiburones tigre (Galeocerdo cuvier) utilizando transmisores satelitales y acústicos cuando viajaban a través del Mar de Coral, que se encuentra entre la Gran Barrera de Coral, frente a la costa este de Australia y la isla de Nueva Caledonia en el Pacífico. Los tiburones variaron en longitud desde 5 pies (1,5 metros) a casi 13 pies (4 m).

 Figure 1 Seamounts and surrounding bathymetry across the Coral Sea between New Caledonia and Australia.
 Credit: Thomas Vignaud | Jonathan M. Werry

Los investigadores encontraron que las hembras maduras de tiburón tienden a ser las que hacen viajes de larga distancia a través del Mar de Coral - entre las profundidades del océano y las aguas costeras menos profundas -, mientras encontraron que los machos adultos y hembras jóvenes se quedaban en los arrecifes oceánicos cerca de la costas.

En el sistema de arrecifes en el centro del Mar de Coral, a 500 millas náuticas [575 millas, o 930 kilómetros] de cualquiera costa, vimos una extraordinaria residencia de todo el año para los machos adultos y hembras pre-reproductivas", dijo Werry. "Esto es muy interesante, porque es lo contrario de la conducta que vemos cuando estos animales se encuentran en las zonas costeras".

Investigaciones anteriores sobre la migración de los tiburones tigre descubrieron que estos animales suelen ser transitorios a lo largo de los sistemas de arrecifes costeros, y no parecen permanecer en o regresar a los sitios, en particular durante largos períodos de tiempo, añadió. Sin embargo, los resultados del nuevo estudio, indican que los tiburones tigre pueden habitar realmente ciertas regiones más lejanas en el océano profundo, donde pueden ser más abundantes las fuentes de alimentos.

"Lo que se obtiene en las zonas costeras es un grupo muy esporádico de grandes tiburones, y entonces parece que las hembras maduras son las que migran entre las zonas costeras y los arrecifes oceánicos - algo que es probablemente impulsado por su ciclo de cría", dijo Werry. "Esto tiende a sugerir que estas regiones oceánicas son vitales para su ecología".
Los resultados también indican que los tiburones tigre no tienen hábitos de viaje uniformes.

"A veces se puede mirar a una especie en su conjunto para ver los patrones migratorios, pero los tiburones tigre tienen una historia de vida bastante compleja y la estrategia varía dramáticamente entre machos y hembras, y entre el momento en que son tiburones inmaduros y maduros", dijo Werry.


Misterios migratorios

Los investigadores están comenzando a desentrañar algunos de los misterios de los patrones de migración de los tiburones tigre, pero permanecen muchas preguntas sin respuesta. Por ejemplo, Werry y sus colegas están investigando si los arrecifes oceánicos funcionan como lugares de apareamiento importantes, lo que podrían ayudar a explicar por qué los machos adultos optan por permanecer en la zona durante largos períodos de tiempo.
El nuevo estudio también examinó en tres dimensiones las pautas migratorias de tiburones, y se incluyeron mediciones que registraron qué tan profundo descendieron los tiburones. "En vez de mirar sólo los movimientos de un lugar a otro, también nos fijamos en cómo utilizan la columna de agua los tiburones", explicó Werry.
En un caso, una hembra de tiburón se sumergió a una profundidad de más de 3.700 pies (1.100 m).
"Eso es un buceo extraordinariamente profundo para un gran tiburón", dijo Werry. "Estas mediciones tridimensionales nos dan una idea de la variedad de ambientes que están utilizando los tiburones, y señalan la importancia de los hábitats oceánicos, además de los arrecifes de coral".


Claves para la protección

Según los investigadores, la comprensión de los hábitos migratorios de los tiburones tigre, y qué áreas del medio marino son más cruciales para los animales, es fundamental para la gestión y protección de la especie. 

Los tiburones tigre son clasificados a nivel mundial como "casi amenazados" por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, la principal autoridad mundial para el estado de conservación de la vida silvestre.

"Las estrategias de gestión deben tener en cuenta los movimientos de los tiburones de gran tamaño (subadulto y adulto), macho y hembra de tiburones tigre a nivel individual - en particular cuando la fidelidad a los arrecifes costeros específicos puede ser consistente a través de los grupos o individuos", dijo Werry en un comunicado. "La importancia de los arrecifes oceánicos del Mar del Coral debe ser una prioridad para la futura investigación".
El nuevo estudio, realizado en colaboración con el gobierno francés, fue publicado en línea ayer (08 de enero) en la revista de acceso abierto PLoS ONE.


Fuente: Mysterious Wanderings of Tiger Sharks Tracked

Artículo científico: Reef-Fidelity and Migration of Tiger Sharks, Galeocerdo cuvier, across the Coral Sea


"Protejamos los tiburones"

martes, 7 de enero de 2014

Descubren once nuevas especies de moluscos marinos en Canarias



Descubren once nuevas especies de moluscos marinos en Canarias

Fotografía facilitada por un grupo hispano-cubano de investigadores




Un grupo hispano-cubano de investigadores ha descrito once especies nuevas de moluscos marinos en Canarias, entre las que destaca por su singularidad la "Notodiaphana atlantica", la primera y única especie de este género en aguas del Atlántico y de la que sólo se conoce otro congénere en el Indo-Pacífico.

La descripción de estas nuevas especies ha sido realizada dentro del inventario malacológico que ha emprendido el citado grupo de investigación, que dirigen desde hace tres décadas Jesús Ortea, profesor jubilado de la Universidad de Oviedo, y Juan José Bacallado, del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife.
Además forman parte del grupo Leopoldo Moro, biólogo del Servicio de Biodiversidad del Gobierno de Canarias, y José Espinosa, del Instituto de Oceanología de La Habana (Cuba). Leopoldo Moro explica que hasta la actualidad, la familia de moluscos marinos "Notodiaphanidae" tenía una sola especie distribuida por el sur del océano Índico, pero los muestreos regulares realizados por este grupo de investigadores en el mar Caribe y en las islas Canarias han aportado "en distintas fechas y lugares ejemplares vivos" de esta especie.

Este molusco marino tiene un característico punto rojo en el cuerpo, visible a través de la concha, y se recogieron varios ejemplares en octubre de 2012 entre algas a unos 2 metros de profundidad en aguas de Arrecife de Lanzarote.

«Chivatas» del ecosistema

Los investigadores subrayan también el interés del resto de especies descritas porque carecen de larvas planctónicas, lo que les confiere una capacidad de dispersión muy limitada. Esta característica de su biología reproductiva conduce a la aparición de endemismos locales, que pueden ser utilizados como especies indicadoras del estado de los ecosistemas marinos que han sufrido algún tipo de alteración.
Como ejemplo, Leopoldo Moro señala que la diminuta babosa marina "Runcina akaimui" sólo se conoce en la costa de La Restinga, una zona afectada por el volcán submarino de El Hierro que entró en erupción en 2011, y la evaluación del estado actual de su población puede aportar información relevante.
Esta diminuta babosa ha sido nombrada en homenaje a la asociación Volcanes de Canarias "por la encomiable labor divulgadora ejercida desde el principio de la crisis volcanológica de la isla de El Hierro", y que bautizaron "Akaymu" al volcán submarino que comenzó su actividad frente al litoral de La Restinga.
De igual manera, el descubrimiento de dos especies en la Marina de Arrecife, "Volvarina arrecifensis" y "Volvarina saramagoi", pone en evidencia la importancia de este enclave de la isla de Lanzarote para la biodiversidad marina.

En honor a Saramago

La última especie citada ha recibido su nombre en honor de José Saramago, el escritor y poeta portugués, Premio Nobel de Literatura, que eligió Lanzarote "como refugio y residencia en la recta final de su vida", recuerdan los investigadores.
Los ejemplares de estos moluscos del género Volvarina y otro del género Prunum fueron hallados en Lanzarote, Fuerteventura, Tenerife y Gran Canaria.
Cuatro ejemplares fueron recolectados vivos mediante buceo con escafandra autónoma, y otro se encontró al revisar los descartes de las nasas de pesca.
El biólogo canario comenta que con este descubrimiento ya son 63 las especies nuevas (10 caracoles y 53 babosas) que han sido descritas por el equipo en Canarias, por lo han proyectado para el próximo año realizar un catálogo ilustrado y una exposición itinerante por el archipiélago con fines divulgativos. 

Fuente: ABC 

Enlace interesante: Registro mundial de especies marinas
The World Register of Marine Species (WoRMS) 

viernes, 3 de enero de 2014

Cuantifican futuras pérdidas de la vida marina de aguas profundas

Marine life thrives deep underwater 
Credit Image:  BBC NEVON Deep sea reef gallery

Un nuevo estudio cuantifica por primera vez las futuras pérdidas en la vida marina de aguas profundas utilizando modelos climáticos avanzados. Los resultados muestran que incluso los ecosistemas de aguas profundas más remotos no están a salvo de los efectos del cambio climático.
Un equipo internacional de científicos predice que las especies que habitan el lecho marino disminuirán hasta en un 38% en el Atlántico norte y más de un 5% a nivel mundial durante el próximo siglo. Estos cambios serán impulsados por una reducción en las plantas y animales que viven en la superficie de los océanos y que se alimentan de las comunidades de aguas profundas. Como consecuencia, se verán amenazados los servicios ecosistémicos, como la pesca.

En el estudio, dirigido por el Centro Nacional de Oceanografía, el equipo utilizó el último conjunto de modelos climáticos para predecir los cambios en el suministro de alimentos en todos los océanos del mundo. Luego aplicó una relación entre la oferta de alimentos y la biomasa calculada a partir de una gran base de datos mundial de la vida marina.

Los resultados del estudio fueron publicados en la revista científica Global Change Biology.

Se espera que ocurran estos cambios en las comunidades del fondo marino, a pesar de que en promedio viven a cuatro kilómetros debajo de la superficie del océano. Esto se debe a que su fuente de alimento, los restos de la vida marina en la superficie oceánica que bajan hasta el fondo del mar, se reducirán debido a una disminución en la disponibilidad de nutrientes. Los suministros de nutrientes sufrirán a causa de los efectos climáticos, tales como una disminución de la circulación oceánica global y también una mayor separación entre las masas de agua (estratificación), como resultado de un clima más cálido y lluvioso.

"Ha habido cierta especulación acerca de los impactos del cambio climático en el fondo marino, pero queríamos evaluar y hacer proyecciones numéricas para estos cambios y estimar específicamente donde podrían ocurrir", explica el autor principal del estudio, el Dr. Daniel Jones.

"Esperábamos algunos cambios negativos en todo el mundo, pero el alcance de los mismos, en particular en el Atlántico norte, fue asombroso. A nivel mundial estamos hablando de la pérdida de vida marina que pesa más que todas las persona en el planeta juntas", agrega.

Los cambios proyectados en la vida marina no son consistentes en todo el mundo, pero la mayoría de las áreas experimentarán variaciones negativas. Más del 80% de todos los hábitats clave identificados -tales como los arrecifes de coral de agua fría, montes submarinos y cañones- sufrirán pérdidas en la biomasa total. El análisis también predice que los animales disminuirán en tamaño. Los animales más pequeños tienden a utilizar menos energía de manera eficiente, y con ello afectan a las pesquerías del fondo marino y exacerban los efectos de la disminución general en los alimentos disponibles.


El estudio fue financiado por el Consejo de Investigaciones del Entorno Natural (NERC) como parte del Programa de Mapeo del Entorno Marino (MAREMAP). Participaron investigadores del Centro Nacional de Oceanografía de la Universidad Nacional de Terranova, Canadá; de la Universidad de Tasmania y del Laboratorio de Ciencias del Clima y del Medio Ambiente de Francia. 

Fuente: Fis

Artículo científico: Major Reductions in Seafloor Marine Life from Climate Change by 2100

viernes, 29 de noviembre de 2013

Tortugas atrapadas por las artes de pesca en el Mediterráneo


Caretta caretta

Cuando una tortuga marina es capturada accidentalmente por un palangrero, los pescadores intentan cortar el hilo de pescar —sin subir el animal a bordo— para devolver la tortuga al mar. Sin embargo, cerca del 40% de las tortugas liberadas muere meses después por las secuelas de esta pesca accidental, según alerta un estudio publicado en la revistaMarine Ecology Progress Series  (MEPS). Firman el trabajo los expertos Lluís Cardona e Irene Álvarez de Quevedo, del Departamento de Biología Animal y del Instituto de Investigación de Biodiversidad de la UB (IRBio),  así como Manu San Félix (Centro Vellmarí Formentera).

  Se trata del primer estudio científico basado en un seguimiento con emisores para telemetría vía satélite de un grupo de tortugas bobas liberadas al mar tras ser capturadas por barcos palangreros en el litoral español.   

  
El Mediterráneo, un túnel sin salida 

  La tortuga boba (Caretta caretta) es la tortuga marina más abundante en la cuenca mediterránea, y una de las más amenazadas en todo el mundo. De perfil nómada, hace largas migraciones y vuelve a las playas donde nació para la puesta de huevos. Las principales playas de anidación se encuentran en las costas de Norteamérica, Brasil, Japón, Omán, Australia, Cabo Verde y el Mediterráneo oriental (en especial, Grecia, Turquía, Chipre y Libia). En las aguas españolas, en concreto, hay tortugas procedentes tanto del Atlántico como del Mediterráneo oriental. 
 Cerca de 10.000 tortugas son capturadas cada año por la flota palangrera española del Mediterráneo. Más del 95%, sin embargo, están todavía vivas cuando se recogen los palangres. En busca de alimento, las tortugas muerden los cebos y se enganchan a los centenares de anzuelos de las artes de pesca de la flota. Cuando una tortuga queda enganchada al cebo, los pescadores cortan el hilo de pesca para soltarla en mar abierto. El quelonio vuelve al medio marino con un anzuelo clavado en el cuerpo —en la boca o el aparato digestivo— que lleva enganchado un trozo de hilo de pescar.  No es el anzuelo, sino el hilo de pescar  El 40% de las tortugas liberadas por los pescadores muere durante los tres meses posteriores. El problema no es el anzuelo, sino el hilo de pesca que está enganchado a él. Como alerta el profesor Lluís Cardona, miembro del Grupo de Investigación de Grandes Vertebrados Marinos de la UB, «la tortuga se traga el hilo, que circula por el tubo digestivo hasta que el extremo sale por la cloaca: el hilo tenso puede ulcerar los órganos internos, y es esto lo que causa la muerte de los animales».  «En el caso de las capturas accidentales —añade el experto—, lo que habría que hacer es subir a bordo las tortugas enganchadas al palangre con la ayuda de un salabre, y cortar el hilo de pesca justo a raíz del anzuelo: la mortalidad por lesiones se reduciría a la mitad y el impacto poblacional sería aceptable».

Un Mediterráneo más peligroso para las tortugas atlánticas

  La pesca con palangre de superficie en el Mediterráneo afecta sobre todo a las tortugas originarias del continente americano, a más de 7.000 kilómetros de distancia. «Debido a la circulación oceánica —explica Cardona— las poblaciones atlánticas quedan atrapadas en el Mediterráneo durante muchos años. Por lo tanto, se exponen más al riesgo de la captura accidental por los pesqueros. Muy pocas de las tortugas americanas que entran en el Mediterránea pueden salir».  «Paradójicamente —continúa— el problema es menor en las tortugas de origen mediterráneo, que pronto abandonan mar abierto para asentarse en la plataforma continental, donde son menos vulnerables a la pesca del palangre. La pesca de arrastre, en cambio, las afectaría más». 


¿Cómo evitar las capturas accidentales? 

Entre un 10 y un 20% de tortugas mueren cada año por la destrucción de nidos, la pesca accidental, las colisiones con embarcaciones, etc. Calar a más profundidad, no emplear cefalópodos como cebo y modificar el diseño de los anzuelos son cambios operativos para evitar las capturas accidentales con palangre de superficie. «Como es una especie de vida larga —apunta Irene Álvarez de Quevedo—, una mínima diferencia en las tasas de mortalidad tendría un impacto muy significativo en las poblaciones».  Como afirma Lluís Cardona, «las soluciones existen: solo hay que aplicarlas, y esto tiene un coste económico». En este sentido, el experto refiere la utilidad del observador que garantiza la sostenibilidad de la explotación pesquera, figura cada vez más frecuente en flotas de todo el mundo. Y concluye: «Si queremos que la pesca de palangre de superficie sea efectiva y más sostenible, habrá que ir introduciendo una serie de cambios con un coste añadido». Este nuevo estudio ha sido elaborado con el apoyo de la Fundación La Caixa y el anterior Ministerio de Ciencia e Innovación.  

Fuente: ub.eduUniversidad de Barcelona

Artículo científico: Mortality rates in by-caught loggerhead turtle Caretta caretta in the Mediterranean Sea and implications for the Atlantic populations

Nota:


Para reducir la mortalidad, se pueden implementar en las redes dispositivos excluidores de tortugas marinas , proporcionando una vía de escape para las tortugas. Estos dispositivos aplicables a les artes de arrastre se desarrollan y se utilizan actualmente en diferentes partes del mundo con el objetivo de reducir la mortalidad de tortugas marinas. Los más extendidos son los llamados Dispositivos Excluidores de Tortugas, más conocidos como TED (siglas en inglés de Turtle Excluder Devices).

Más sobre  Caretta caretta

Enlace de interés Dispositivos excluidores de tortugas marinas

Una tortuga boba que escapa de una red de pesca a través de un dispositivo excluidor de tortugas.DET.
File:Loggerhead ted-noaa.jpg
.
Ejemplo de un dispositivo excluidor de tortugas comercial.
File:Turtle excluder device.jpg

Imágenes Wikimedia Commons

Vídeo: Caretta Caretta

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Los campos de esponjas aumentan la biodiversidad de la megafauna en los fondos marinos profundos


IEO: Galardón Oceanos 2013

Los campos de esponjas aumentan la biodiversidad de la megafauna en los fondos marinos profundos ©IEO


Científicos del Bedford Institute of Oceanography y eI Instituto Español de Oceanografía han analizado la influencia de los campos de esponjas marinas en la composición, diversidad y abundancia de especies en un área marina cercana a los caladeros de Flemish Cap, en ECTerranova (Canadá).

Estos ecosistemas están considerados como vulnerables y por tanto su estudio es fundamental para poder aplicar medidas de gestión que garanticen su protección frente a actividades como la pesca de fondo.

Los científicos cuantificaron la biodiversidad de la megafauna de los fondos a través de cuatro transectos (recorrido previamente definido en el que se realizan observaciones) de fotografías: tres de ellos al oeste de Flemish Cap, en un área que abarcaba un rango de profundidades desde los 444 metros hasta los 940; y un cuarto al sur del banco pesquero, a una profundidad superior a los 1.400 metros.

Durante las observaciones los científicos encontraron que la mayor parte de los fondos estaban dominados por grandes cantidades de esponjas y ofiuras (parientes de las estrellas de mar). Los campos de esponjas más someros están dominados por las familias Axinellidae y Polymastiidae mientras que los más profundos los forman esponjas de los géneros Asconema y Geodia.

El principal resultado del trabajo fue demostrar estadísticamente que las áreas con fondos dominados por esponjas tienen una mayor biodiversidad de megafauna que las zonas sin presencia de esponjas.

El trabajo se ha llevado a cabo con la información recopilada en varias campañas de investigación a bordo del buque oceanográfico español Miguel Oliver y el buque canadiense Hudson, entre 2009 y 2010 en el marco del proyecto NEREIDA. Durante estos estudios se recogieron datos con sonda multihaz y sísmica de alta resolución, se muestreó con dragas de roca y se filmó con Vehículos de Observación Remota (ROV).

El estudio lo publica la revista ICES Journal of Marine Science en su último número.

Fuente: Los campos de esponjas aumentan la biodiversidad de la megafauna en los fondos marinos profundos 

Artículo científico:

 Deep-sea sponge grounds enhance diversity and abundance of epibenthic megafauna in the Northwest Atlantic


Conociendo la vida de las esponjas marinas

sábado, 16 de noviembre de 2013

LOVING WASTE-

Queremos compartir con vosotros un enlace a un corto  "LOVING WASTE" , que nos ha llegado a través de email, para su máxima difusión. Sí os gusta por favor compartir, gracias.

Este corto concursa a nivel internacional a través de una organización internacional "The Lighthouse Foundation Prize for the Seas and Oceans."   promovida por "tv enmvironental de USA".

"Loving vaste" resultó finalista entre casi 600 Proyectos de todo el mundo. Catorce finalistas compiten  en siete categorías diferentes; todas ellas relacionadas con medio ambiente.

Este corto está relacionado con el mar. El premio es menor en su cuantía, lo realmente importante es el reconocimiento que se dará a los finalistas en una cumbre medioambiental que se celebra a finales de Diciempre en Londres. Donde se publicarán los CV de los finalistas y se les dará un diploma por su labor en favor de la protección del medio ambiente.
Cada visionado del corto cuenta como un voto.
Debéis pinchar en el enlace para verlo en youtube, pues si se visiona a través del blog no cuenta. 

Este es el enlace: http://m.youtube.com/watch?feature=youtube_gdata_player&v=c_FZGUfOuBo&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3Dc_FZGUfOuBo%26feature%3Dyoutube_gdata_player

miércoles, 6 de noviembre de 2013

ESTUDIAN CORALES DE AGUA FRÍA BAJO EL MAR PATAGÓNICO DE CHILE


Con apoyo de National Geographic, la investigadora Rhian Waller estuvo un mes en el fiordo Comau, en Chile, estudiando una de las especies únicas y milenarias del planeta. El fiordo Comau, en la Región de Los Lagos, es un lugar único en el mundo. En sus frías aguas, que llegan a los 8 °C, habita un tipo de coral poco estudiado y que se encuentra entre las especies más antiguas del planeta. Pueden vivir cientos o miles de años. Un fiordo es una angosta entrada de mar formada por la inundación de un valle excavado o parcialmente tallado por acción de glaciares. “Hay enormes plataformas de corales de agua fría en la Patagonia, muchas más que en cualquier otra parte del planeta. Esta área es verdaderamente única en el mundo”, dice Rhian Waller, doctora en Ciencias del Mar de la U. de Maine, en EE.UU. Waller, quien ha participado en más de 40 cruceros científicos internacionales, publicado más de 30 estudios científicos y dedicado casi una década a investigar los corales del mundo, acaba de pasar un mes estudiando los corales en la Patagonia chilena, en una expedición financiada por National Geographic y apoyada por la Fundación Huinay. La investigadora se ha centrado en la búsqueda del coral de piedra (desmophyllum dianthus), una especie que si bien no es exclusiva de Chile, sólo en los fiordos Comau y Reñihue es posible encontrarlos en abundancia y a nivel superficial. “Este coral es usualmente una especie de aguas profundas, a más de 1.000 metros de profundidad. Pero los fiordos chilenos son únicos, aquí puedes hallar esta especie a nivel superficial, a sólo 20 metros, por lo que puedo bucear para estudiarlos”, comenta la investigadora. IMG_3600-600x450 El coral de piedra es una especie solitaria, que no construye arrecifes y que -como el resto de los corales de agua fría- depende de la captura de plancton para alimentarse. Eso los diferencia de los corales tropicales, que tienen un alga fotosintética al interior de sus tejidos, “por lo que necesitan luz solar y condiciones cálidas para sobrevivir”. Sin esta alga los corales pueden vivir casi en cualquier lugar: en el océano profundo (bajo 6.000m), en regiones polares y en fiordos de aguas frías. Los corales forman hábitat al fondo del océano, creando hogares para muchos otros animales, donde pueden descansar, comer y reproducirse. Además, son parte importante del ciclo de vida de especies comerciales de peces y cangrejos. “Son una parte irreemplazable del ecosistema”. “Estos corales de agua fría ya viven al extremo y en condiciones más ácidas que los corales regulares, entonces cualquier cambio a través del calentamiento o acidificación podría llevarlos al extremo de lo que ellos son capaces de resistir”, indica la experta. Por eso, el fin de su expedición es observar la reproducción y desarrollo del coral -que está clasificado como “casi amenazado”- para saber cómo enfrentar su recuperación si sufre más daños por el cambio climático u otras razones antropogénicas (como la extracción para artesanías). De hecho, su próximo paso es saber cómo las larvas de corales de agua fría son afectadas por el cambio climático, lo que entregará información vital sobre el futuro de esta frágil especie.

Fuente | www.latercera.com

Ártico, las temperaturas más altas en 44.000 años

El primer estudio de su tipo demuestra que el Polo Norte alcanzó su máxima temperatura en miles de años. Muchos estudios han demostrado el aumento de temperatura en el Ártico y el subsecuente derretimiento de las capas de hielo, pero ¿cómo se compara con el pasado y qué tan grave es? Una nueva investigación muestra que, el último siglo, las temperaturas medias de verano en el Ártico canadiense son las más altas de los últimos 44.000 años y tal vez desde hace 120.000 años. “La pieza clave es hasta qué punto el calentamiento del Ártico canadiense no tiene precedentes”, dijo Gifford Miller, investigador de la Universidad de Colorado, en una declaración en la revista Geophysical Researcher Letters, en el cual el estudio de Miller y sus colegas se publicó en línea recientemente. “Lo que este estudio dice realmente, es que el calentamiento que estamos viendo está al margen de cualquier tipo de variabilidad natural conocida y se debe al aumento de gases de efecto invernadero en la atmósfera”, señaló. El estudio es el primero en demostrar que la corriente de calor ártico supera las temperaturas máximas del principio de la era del Holoceno, nombre que recibe el período geológico actual que comenzó hace unos 11.700 años. Durante este “pico” de la calidez ártica, la radiación solar era un nueve por ciento mayor que en la actualidad, afirma el estudio. Miller y sus colegas calibraron las temperaturas del Ártico y observaron burbujas de gas atrapadas en los núcleos de hielo (cilindros perforados en el hielo que muestran cómo las capas de nieve se establecieron en el tiempo) tomados de la región. Esto les permitió a los científicos reconstruir la temperatura del pasado y los niveles de las precipitaciones. Los análisis muestran que las plantas han quedado atrapadas en el hielo entre 4.000 y 120.000 años, lo cual da un estimado de por cuánto tiempo las temperaturas en la región no han sido tan altas. El Ártico se calienta por cerca de un siglo, pero el calentamiento más importante no comenzó sino hasta la década de 1970, dijo Miller en un comunicado. “En realidad, es a lo largo de los últimos 20 años que los signos de calentamiento de esa región han sido simplemente impresionantes”, añadió. “Toda la isla de Baffin se está derritiendo y esperamos que la totalidad de los casquetes polares desaparezcan con el tiempo, incluso si no hay calentamiento adicional”.
Fuente | Canal azul 24 www.semana.com

miércoles, 9 de octubre de 2013

El ácido sulfhídrico ‘amenaza’ las praderas de Posidonia

La acumulación de ácido sulfhídrico en el fondo marino es uno de los factores que más amenazan la supervivencia de Posidonia oceanica, una especie endémica del Mediterráneo. Así lo ha constatado un equipo con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que ha estudiado durante ocho años las praderas que forma esta planta en las Islas Baleares. Los resultados, publicados en la revista Global Change Biology, determinan que el aumento de la temperatura máxima de la superficie del mar está relacionado con un mayor estrés de la especie por sulfhídrico. Según los científicos, el aumento de la temperatura promueve la descomposición de la materia orgánica y, por tanto, la acumulación de ácido en los sedimentos en condiciones de falta de oxígeno. Simultáneamente, el aumento de la temperatura intensifica la respiración de la planta y, por tanto, su capacidad para mantener los tejidos oxigenados. El sulfhídrico puede entonces penetrar en la planta a través de las raíces y llegar a causar un estrés tóxico y, en algunos casos, la muerte. “Se sabe que la Posidonia  es muy vulnerable al ácido sulfhídrico, incluso aunque las concentraciones sean bajas. Un aporte importante de materia orgánica resultado de la contaminación humana afectará a la supervivencia de esta especie”, destaca Rosa García, investigadora del CSIC en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados, mixto del CSIC y la Universidad de las Islas Baleares. Los investigadores han medido las tasas netas de crecimiento de la población en cada pradera y el isótopo estable de azufre, indicador de la acumulación del sulfhídrico, en muestras de hojas, sedimento y agua. “Con estos parámetros hemos calculado el porcentaje de azufre presente en la planta que proviene del ácido sulfhídrico acumulado en el sedimento. Además, hemos utilizado el isótopo de azufre como indicador de toxicidad en las hojas. También hemos relacionado los datos de azufre con una serie temporal de temperaturas máximas anuales del agua del mar recopiladapara las diferentes islas, la profundidad de las praderas y las tasas de crecimiento”, ha detallado García. Según el estudio, a mayor profundidad las praderas están menos expuestas al estrés por sulfhídrico. No obstante, los científicos prevén que la profundidad no será suficiente para paliar las consecuencias de las temperaturas proyectadas para finales del siglo XXI, incluso aunque se tengan en cuenta escenarios moderados de emisión de gases de efecto invernadero. “Uno de los escenarios modela el estrés por azufre en un gradiente de 40 metros de profundidad a la temperatura máxima estimada en el mar Mediterráneo para finales del siglo XXI. El modelo predice que las praderas de Posidonia estarían afectadas por el estrés por sulfhídrico hasta los 40 metros de profundidad,  exacerbando así el declive de la especie y comprometiendo su supervivencia”, agrega la investigadora del CSIC. Una especie desprotegida Desde principios del siglo XX, entre el 5% y el 20% del área cubierta por Posidonia oceanica se ha perdido debido principalmente al impacto humano. El calentamiento global ha emergido en los últimos años como una amenaza para esta especie de crecimiento extremadamente lento y con una longevidad milenaria. En Baleares, las plantas que pueblan los fondos marinos se encuentran actualmente en regresión, no sólo por el calentamiento del agua, sino también por perturbaciones locales como la contaminación o los anclajes de las embarcaciones. Estudios previos han revelado que la densidad de la especie podría disminuir un 90% a mediados de este siglo debido al calentamiento del agua superficial del mar Mediterráneo. Entre los beneficios ecosistémicos que podrían llegar a desaparecer, destaca el enterramiento de dióxido de carbono, el reciclado de nutrientes, la protección costera de la erosión y el aumento de la biodiversidad. Referencia Bibliogáfica Rosa García, Marianne Holmer, Carlos M. Duarte, Núria Marbà. Global warming enhances sulphide stress in a key seagrass species (NW Mediterranean). Global Change Biology. DOI: 10.1111/gcb.12377

viernes, 23 de agosto de 2013

Descubren enormes plumas submarinas de hierro de respiraderos hidrotermales en el Atlántico Sur



[Gallery Photo]

Analyses of some of the seawater samples gathered during the CoFeMUG expedition revealed a plume of iron and manganese released to the South Atlantic Ocean along the Mid-Atlantic Ridge, where as yet undiscovered hydrothermal vents are located.  The figure plots ocean depth and sampling location, with elevated iron concentrations indicated by warm colors (red, orange, etc).  The higher iron concentrations persist for more than 1,000 km, which suggests that hydrothermal vents serve as important iron sources. (Figure by Abigail Noble, Woods Hole Oceanographic Institution)


The map shows the location of the ocean section where the plume was detected, highlighted in red. (Figure by Abigail Noble, Woods Hole Oceanographic Institution) [Gallery Photo]

Científicos han hecho un asombroso descubrimiento en las profundidades de las aguas del Océano Atlántico Sur. Han encontrado una gran columna de hierro de más de 600 millas de largo que salía de las chimeneas hidrotermales. El hallazgo no sólo pone en duda las estimaciones anteriores de la abundancia de hierro, sino también puede cuestionar los supuestos acerca de las fuentes de hierro en los mares del mundo.

Los investigadores en realidad no iban a buscar hierro en el Atlántico. En cambio, querían mapear la composición química y la vida microbiana a lo largo de una ruta entre Brasil y Namibia. Y yendo por esta ruta en barco, se tomaron muestras del agua de mar a intervalos frecuentes y múltiples profundidades. Esto les permitió recopilar información acerca de las diferentes áreas, y aprender más acerca de la composición química del océano.




A lo largo de su recorrido, los investigadores cruzaron la Cordillera del Atlántico Medio. Esta banda de montañas y valles se localizan a lo largo del fondo del Océano Atlántico, desde el Ártico hasta la Antártida. A lo largo de esta cordillera están las fuentes hidrotermales, fisuras en la corteza terrestre. Sin embargo, estos respiraderos aún no se han estudiado ampliamente pero se cree que en las dorslales de lenta expansión son menos activos que en los que se extienden rápidamente.

Después de analizar sus muestras, sin embargo, los investigadores encontraron niveles extremadamente altos de hierro y manganeso. Una vez que se mapeo de dónde procedían estas muestras, encontraron que las muestras formaba"Nunca habíamos visto algo así", dijo Mak Saito, uno de los investigadores, en un comunicado de prensa. "Estábamos en una especie de shock al ver este gran ojo de buey en el medio del Océano Atlántico Sur. No sabíamos muy bien qué hacer con él, porque iba en contra de muchas de nuestras expectativas".


Las conclusiones de hecho parecen demostrar que, a diferencia de las creencias anteriores, las dorsales de expansión lenta no son deficientes en hierro. Además, plantea interrogantes sobre el uso de helio como un indicador de flujo de hierro en los respiraderos hidrotermales. Puesto que el hierro es un elemento fundamental para la vida del océano, esto tiene enormes implicaciones para futuros estudios.n una columna distinta.


"Tenemos que entender que el hierro se encuentra en el océano y después entender con certeza el papel del hierro en el ciclo del carbono marino", dijo Saito en un comunicado de prensa.


Actualmente, los investigadores planean llevar a cabo estudios futuros que pueden revelar la forma exacta y la extensión de la pluma. Esto podría mostrar exactamente qué parte de su hierro y otros micronutrientes persisten y se elevan a la superficie, lo que podría revelar un poco más sobre el ciclo de nutrientes del océano.


Artículo científico:  Slow-spreading submarine ridges in the South Atlantic as a significant oceanic iron source


Reference: Mak A. Saito, Abigail E. Noble, Alessandro Tagliabue, Tyler J. Goepfert, Carl H. Lamborg, William J. Jenkins.Nature Geoscience, 2013; DOI: 10.1038/ngeo1893

viernes, 19 de julio de 2013

El fitoplancton usa las turbulencias para moverse

This is an amazing view of a large phytoplankton bloom currently taking place in the South Atlantic Ocean  
Una masiva floración de fitoplancton. 
Image credits: ESA

 Se ha creído durante mucho tiempo que las diminutas plantas marinas, o fitoplancton, eran vagabundos pasivos en el mar - que no podían desafiar incluso las corrientes más débiles, o viajar por su propia voluntad. En décadas recientes, la investigación ha demostrado que muchas especies de estos microorganismos unicelulares pueden nadar, y lo hacen para optimizar la exposición a la luz, evitar a los depredadores o acercarse a otros de su especie.
Ahora científicos del MIT y la Universidad de Oxford han demostrado que la motilidad del fitoplancton también ayuda a determinar su destino en la turbulencia del océano. En lugar de actuar para distribuirse de manera uniforme - como exigiría la física de pequeñas partículas mezcladas en un fluido - los vórtices individuales que componen las turbulencias del océano son como mezcladores sociales para el fitoplancton, con lo que las células similares estrechan la proximidad, mejorando potencialmente la reproducción sexual y otras actividades ecológicamente deseables.

En un artículo que aparece en Internet el 15 de julio en Nature Communications, William Durham de Oxford, Roman Stocker del MIT y los co-autores, describen cómo en una escala de milímetros el fitoplancton atrapado en una forma de vórtice acuoso forma parches muy concentrados en el centro de la espiral. En el turbulento océano, donde se forman continuamente vórtices de corta duración, este proceso se repite, llevando a los microorganismos de un mezclador social a otro mezclador social.
Los resultados van en contra de porque la turbulencia es la forma más rápida de mezclarse dos sustancias (imagina el agitar la leche en el café). Si no fueran capaces de nadar, los microorganismos expuestos a un vórtice marino formarían una distribución homogénea en el agua. En cambio, el estudio muestra que la turbulencia hace que el fitoplancton forme manchas concentradas.

"Turbulencia sin mezcla"

"En base a nuestra intuición de la turbulencia y la mezcla turbulenta, esperábamos que reinase la homogeneidad", dijo Stoker profesor asociado de ingeniería civil y ambiental que dirigió el estudio. "En su lugar, el fitoplancton nos sorprendió mediante la formación de grupos de células altamente concentradas - es una turbulencia sin mezcla. Para el fitoplancton, este es un vehículo para encontrar eficazmente las células de la misma especie sin necesidad de ningún tipo de información sensorial en la localización de cada una o invertir en costosos medios de comunicación química".
Pero esta distribución irregular también puede tener su lado negativo: el fitoplancton, los microbios fotosintéticos del mar, forman la base de la cadena alimenticia del océano. Las agrupaciones de células pueden convertirse en presa fácil para los depredadores zooplancton que se adentran en grupos de fitoplancton. Y las células muy juntas pueden aumentar la competencia entre los microorganismos sobre los alimentos dispersos.

"A pesar de que la agregación aumenta la posibilidad de un encuentro fatal con un depredador, también aumenta la posibilidad de encontrar otras células de fitoplancton, lo que es necesario para formar quistes resistentes que pueden sobrevivir a las duras condiciones del invierno", dijo Durham, autor principal del trabajo y profesor en la Universidad de Oxford, que comenzó a trabajar en este estudio como estudiante de doctorado en el MIT. "Este mecanismo sugiere que el fitoplancton puede sintonizar su motilidad para tener lo mejor de ambos mundos, minimizando la agregación cuando hay una gran cantidad de depredadores en torno, al tiempo que maximiza la agregación cuando el tiempo no es el ideal con la formación de quistes".

El equipo de investigación - que incluye al estudiante graduado del MIT Michael Barry, Eric Climent de la Universidad de Toulouse, Filippo De Lillo y Guido Boffetta de la Universidad de Torino y Massimo Cencini del Centro Nacional de Investigación de Italia - realizó los primeros experimentos con fitoplancton en el laboratorio, y luego extendió sus observaciones a un océano turbulento con simulaciones de alta resolución realizadas en una supercomputadora.

Posible adaptación evolutiva

Para los experimentos, una caja transparente con forma de la letra H formó una versión simplificada del mar, con el agua de mar fluyendo hacia arriba a través de unas barras verticales, creando dos vórtices internos dirigidos dentro de la barra horizontal. Cuando los investigadores agregaron Heterosigma akashiwo (una especie móvil de marea roja conocida por su capacidad para matar a los peces), los microorganismos formaron densas manchas en los centros de los remolinos. Para destacar el papel de la movilidad, los investigadores repitieron el experimento con microorganismos muertos, que la turbulencia distribuyó uniformemente.

La simulación por ordenador imitaba la turbulencia del océano en una escala más grande, con más de 3 millones de fitoplancton y muchos vórtices interactuando que se forman en la escala más pequeña posible de la turbulencia. Se encontró que la agregación aumentó más de diez veces cuando el fitoplancton nadaba. Y a medida que aumentaba la velocidad, también aumentaba la agregación, lo que lleva a la conjetura de que, en escalas de tiempo de evolución, los microorganismos pueden posiblemente haber desarrollado la capacidad de adaptar activamente su velocidad de natación para modular las interacciones con otros de la misma especie y con los depredadores.
"Creo que este trabajo abre un amplio espectro de cuestiones evolutivas fascinantes", dice Simon Levin, de George M. Moffett Professor of Biology en la Universidad de Princeton. La motilidad en turbulencias "es una propiedad emergente de la selección para los comportamientos que conducen a la agregación. Por supuesto, la agregación podría ser un subproducto en lugar de la meta, en el sentido de que los organismos están convergiendo en sus comportamientos a lo que es individualmente óptimo. Pero la idea de esto es que podrían evolucionar porque los individuos se desempeñan mejor en las agregaciones - a causa de la reproducción, la captura de los recursos o la seguridad proveniente contra los depredadores - es muy intrigante".
"La vida es turbulenta en las vastas extensiones del océano - y es fascinante aprender que algunos de los organismos más importantes de nuestro planeta comen y se comportan en sus vidas diarias turbulentamente", añade Stocker.

ArtÍculo científico:Turbulence drives microscale patches of motile phytoplankton




 


Nota: (wikipedia)
Importancia ecológica del fitoplancton El fitoplancton se encuentra en la base de la cadena alimentaria de los ecosistemas acuáticos, ya que sirve de alimento a organismos mayores; es decir realiza la parte principal de la producción primaria en los ambientes acuáticos, sobre todos los animales marinos. Pero además de eso, el fitoplancton es el responsable original de la presencia de oxígeno (O2) en la atmósfera. La fotosíntesis oxigénica apareció evolutivamente con las cianobacterias, antepasadas además de los plastos de las algas eucarióticas. Durante casi 2.000 millones de años, hasta el desarrollo de las plantas terrestres, la fotosíntesis estuvo prácticamente restringida a los mares. La mayor parte de la producción primaria fotosintética de los mares, entonces como ahora, es atribuible al fitoplancton, con una parte menor debida a organismos bentónicos.